Viaja en el tiempo por las calles de Coyhaique

Viaja en el tiempo por las calles de Coyhaique
Zona Aysén - Simpson

Coyhaique, la capital de la Región de Aysén, fue fundada en 1929. Si tienes un par de horas y una bici o buenos zapatos, puedes aprender de su historia y tradiciones visitando sus calles e hitos históricos.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Recorrido por hitos históricos de Coyhaique.

    Lugar de inicio: Plaza de Armas. 

    Lugar de término: Plaza de Armas.

    Distancia del recorrido: Aproximadamente 12 km. 

    Duración de la actividad: 2 - 4 horas.

    Estacionalidad: Todo el año.

    Consideraciones especiales: Si haces el recorrido en bicicleta, debes tener cuidado con el tráfico porque no existen ciclovías. 

    Reservas: Actividad autoguiada. 

Tras unos días de viaje por la Carretera Austral, llegar a Coyhaique siempre causa impresión. Tras horas de silencio y soledad, la pequeña capital regional se presenta como una ciudad activa, donde es posible encontrar de todo. Hoteles, restaurantes, farmacias, bencineras y tiendas,  lo que el viajero necesita para continuar (o empezar) su viaje. Coyhaique es una ciudad que fácilmente puede ser recorrida a pie o en bicicleta. 

Fundada en 1929 con el nombre de Baquedano, primero fue poblada por los trabajadores de la Sociedad Industrial Aysén, que se dedicaba a la cría de ovejas. A partir de la década del 30, tras la retirada de las grandes ganaderas, el desarrollo de la ciudad fue comandado por el Estado. Una buena manera de conocer estos detalles, es consiguiendo un mapa de la ciudad en tu alojamiento o en un centro de información turística (como el que hay en el odeón de la Plaza de Armas) y lanzarte a recorrer las calles de la ciudad.

Comienza saliendo de la Plaza de Armas por el Paseo Horn hacia Arturo Prat. 

Toma la izquierda, sigue cuatro cuadras y llegarás a Av. Simpson, donde debes doblar a la derecha, avanzando un par de cuadras, rumbo al camino que baja por el lado izquierdo hacia río Simpson. Cuando pases sobre un puente colgante verás la Piedra del Indio por tu derecha, roca erosionada que la fuerza del viento ha moldeado hasta darle la forma que explica su nombre.

Sigue el camino pasando el sector El Claro, hogar de las instalaciones de la media luna y el Club de Huasos, donde se realizan importantes actividades relacionadas con el aniversario de la ciudad y la Expo Patagonia. Toma el camino por la izquierda que serpentea de vuelta hacia Coyhaique, pasando sobre el río Simpson, hasta llegar a una gigante escultura de una mano con un mate y bombilla, testimonio de la fuerte cultura gaucha presente en la región.  

Sigue la rotonda del mate hacia el norte, bordeando el río Simpson. Inmediatamente, al lado derecho, verás un pequeño parque con esculturas en madera, representativas de los colonos de la zona, y un poco más allá, al lado izquierdo, un impresionante mirador al río y cerro Mackay. Sigue la ruta por  aproximadamente tres kilómetros y justo antes del puente Coyhaique, encontrarás una bifurcación. Hacia la derecha encontrarás,  Av. Baquedano, la entrada norte de la ciudad. 

¡Ya es hora de dejar el sector de la costanera y conocer el interior de la ciudad! Sube por Av.  Baquedano, donde empiezan asomarse los primeros edificios. Tu próximo destino serán las construcciones de la Sociedad Industrial Aysén (SIA) que datan de la década del 30 y fueron declaradas Monumento Histórico en 2009. Es un poco desafiante llegar porque necesitas subir una pendiente de tres kilómetros por Av. Baquedano, pero vale la pena. Después del cruce a Tejas Verdes, verás un galpón de piedra que originalmente albergaba los comedores para los trabajadores de la SIA. Justo al frente se encuentra el edificio de la ex pulpería, la tienda en la que los obreros adquirían los productos necesarios para subsistir. 

Volviendo por Baquedano tendrás una larga bajada hasta la Plaza de los Pioneros,  recientemente remodelada, en 2016, misión que tuvo a su cargo la arquitecto Silvia Jofré Mesa. Junto con espacios  de juegos infantiles, en esta plaza se encuentra uno de los mayores hitos de la ciudad: el Monumento al Ovejero. Esta instalación escultórica tiene 30 metros de largo con 12 figuras, entre las que destacan un tropero junto a su caballo y dos perros, conduciendo a su rebaño. La obra oriunda de la ciudad de Punta Arenas, en  la década del 40, fue diseñada por el artista Germán Montero Carvallo y tuvo el apoyo financiero del ganadero Francisco Campos Torreblanca. Tomó su inspiración en los versos del poeta patagónico José Grimaldi Acotto: “No es el gaucho de la pampa, ni el cowboy de la pradera; no es el huaso ni es el charro, el ovejero de mi tierra”. El modelo para la escultura fue Abel Oyarzún, trabajador de la estancia Mina Rica y vecino de Grimaldi, en la Región de Magallanes. El dia de la cita con el escultor, don Abel apareció en el  lugar -una bodega de la Av.  Colón, cerca de la playa en Punta Arenas- vestido con  su ropaje auténtico de ovejero, además de llevar a sus animales de trabajo. Así Oyarzún fue inmortalizado con su caballo Santiago y sus perros Black y Valiente. La primera escultura data de 1944 y en las décadas siguientes fue replicada, en su completitud, y una de las dos versiones fue regalada a la ciudad de Coyhaique, como símbolo protagonista de la historia gaucha de esta zona.

Siguiendo con la temática pionera, el artista regional Segismundo Sade creó la obra escultórica realizada en hormigón armado, “Puestero, pionero de tradiciones”.  En la misma plaza está el Monumento a los Chilotes, de cemento y piedra laja, que rinde homenaje a uno de los principales grupos de colonizadores de la región. Como una forma de reconocer y homenajear a los pueblos originarios se crearon y exhiben dos esculturas: la escultura mapuche, “Cultura y transición” obra escultórica realizada en hormigón armado por la artista Carmen Echevarría; y la escultura Tehuelche, “Familia Tehuelche” obra escultórica realizada en madera de ciprés por el artista Roberto Rosas.

Todos estos elementos te transportarán a las primeras décadas de la población de Coyhaique, tiempo en que también se definiría la estructura de la ciudad. Lo cierto es que su fisonomía es bastante atípica, porque tiene su “centro” en un extremo, marcado por la ubicación de la Plaza de Armas y el desarrollo administrativo y comercial a sus alrededores. Para visitar la plaza, centro social de la ciudad, dobla hacia la izquierda por la calle Condell y avanza tres  cuadras hasta intersectarla.    

La plaza es anterior a la fundación de la ciudad. Alrededor de 1925,  la SIA tenía la concesión de este sector al que llamaban “La Pampa del Corral”, con potreros donde los viajeros podían hacer una pausa en su camino. De a poco el terreno se convirtió también en sitio de  diversión, cuando los trabajadores se reunían para organizar carreras ala chilena, pichangas de fútbol y el juego de la taba. En 1928, el Ministerio de Tierras y Colonización diseñó el loteo de la ciudad y el trazado de la Plaza de Armas, con un diseño único en Chile en que diez calles confluyen a ella.

Justo al frente de la plaza se encuentra la catedral de Coyhaique, inaugurada en 1970 y que reemplaza a la anterior que se destruyó en un incendio en 1960. Construida en materiales nobles locales como el coigüe y el mañío,  sus elementos fueron realizados  por empresas y trabajadores locales, en un esfuerzo colectivo que muestra el espíritu comunitario que está presente en todo el desarrollo de la Patagonia.

Termina tu tour histórico de la ciudad en uno de los restaurantes típicos, que unen buenas comidas y la historia de Coyhaique, para mantener el patrimonio vivo. Recomendamos, entre otros, el Café Oriente (esquina de 21 de Mayo y Condell, Coyhaique), un restaurante famoso por sus desayunos y deliciosos lomitos y su ventanita que abre a la calle en verano para ofrecer helados,  o el Café Chelenko (Horn 48, Coyhaique), un concurrido local  ambientado en la cultura patagona ubicado en el Paseo Horn, el camino peatonal por el lado sureste de la plaza. Tiene unos 100 metros de extensión y varios lugares para comer al aire libre, como si fuera un pequeño boulevard. Además de buena comida, en este mismo lugar, puedes arrendar bicicletas para tu recorrido.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Entre los sabores de El Reloj, los Secretos de Campo y Depampa

Ubicado a pocos metros del centro de Coyhaique, Ángel Lara y Adriana Hidalgo, manejan uno de los hoteles y restaurantes más célebres de Coyhaique. Una variada carta donde sobresalen los sabores y productos regionales, siempre con toques de alta cocina, una cuidada presentación y valorando la innovación, como su jamón crudo de cordero —bajo la marca Depampa— que es único en Chile.

Leer +