En busca de los contrastes paisajísticos del sector de Mañihuales

En busca de los contrastes paisajísticos del sector de Mañihuales
Zona Aysén - Simpson

Sin duda el desarrollo y poblamiento de la Patagonia han dejado huellas. Esta poco tradicional travesía rural te dará la oportunidad de seguir un circuito variado, viendo bellos paisajes, villorrios rurales y el desarrollo de la actividad minera de la zona.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Circuito en auto por ruta interior.  

    Lugar de inicio: Villa Mañihuales. 

    Lugar de término: Villa Mañihuales. 

    Distancia del recorrido: 85 km.

    Duración de la actividad: 4 - 6 horas aproximadamente.

    Estacionalidad: Todo el año. En caso de que viajes en invierno y haya nieve en la ruta, deberás usar cadenas y doble tracción.

    Consideraciones especiales: Transita con precaución, ya que es frecuente encontrarse con ganado o camiones en la vía. La señalización no es óptima, así que debes ir atento para no perderte. Recomendable llevar snack y agua, porque no puedes comprar nada en la ruta. 

    Reservas: Actividad autoguiada.

Este recorrido poco usual comienza y termina en el pueblo de Villa Mañihuales, donde vive  la mayoría de los trabajadores de la mina El Toqui. Es la actividad productiva más importante del sector y en el pueblo viven 3 mil o 4 mil  habitantes, dependiendo de las operaciones y necesidades de la mina.  Las primeras prospecciones mineras en la Región de Aysén estuvieron relacionadas con la búsqueda de la mítica “Ciudad de los Césares”, una ciudad de oro imaginada por los conquistadores españoles a partir del siglo XVI. A fines del siglo XIX, una serie de exploradores llegaron a buscar oro a estas tierras, quizás aún inspirados por la antigua leyenda, y en 1904, Mauricio Braun y John Dunn, hicieron los primeros hallazgos de metales en la zona. A partir de 1940 la región fue el centro de mayor importancia nacional para la explotación de plomo y zinc. Durante esos años el epicentro de la minería fue el lago General Carrera, atrayendo a miles de trabajadores a pueblos como Chile Chico, Guadal, Puerto Ingeniero Ibáñez y los campamentos mineros de Puerto Sánchez y Puerto Cristal. Algunos crecieron desproporcionadamente e incluso  afectaron a  pueblos aledaños como Bahía Murta, donde se extrajeron grandes cantidades de madera para la construcción de muelles y asentamientos. 

¿Qué pasa actualmente? 

Quedan dos operaciones mineras importantes en la región, la mina de oro del sector Paso las Llaves, entre Mallín Grande y Chile Chico y la mina El Toqui, la que  produce oro, plomo, plata y zinc, operando en el sector de los ríos Mañihuales y Ñirehuao desde  1983. Pero al parecer la fiebre del oro sigue más viva que nunca en la Patagonia, ya que en  2012 ya había 635.802 hectáreas entregadas a la minería, de las cuales 89% eran para exploraciones, especialmente en búsqueda de oro.

El recorrido

En la Villa puedes comprar desde muy temprano snacks o café para tu recorrido, porque las tiendas abren a primera hora para dar servicios a los trabajadores que van a las faenas. Sale de la Villa rumbo hacia el norte por la Carretera Austral, hasta el cruce con la Ruta X-421 que lleva a la mina El Toqui (Km 28). Desde aquí el camino es de ripio y serás testigo de cómo el paisaje cambia su fisonomía innumerables veces. Comenzarás cruzando un bosque nativo de coigüe, donde verás los primeros contrastes del sector. De vegetación exuberante y verde intenso, pronto pasarás a sectores de troncos muertos esparcidos por el suelo, consecuencia de los devastadores incendios del tiempo de la colonización. En esta sección es importante mantener la atención en el camino, que es angosto, serpentea y asciende fuertemente, en cualquier momento puedes encontrarte cara a cara con uno de los gigantes camiones mineros que están (mal) acostumbrados a tener el camino solo para ellos.

En pocos metros encontrarás un letrero que da la bienvenida a El Toqui, y al llegar al campamento de la mina verás las casas del poblado pintadas de colores y maquinaria en las oficinas de la mina, que dan vida a esta importante fuente productiva de la región. Es impresionante la modernidad de su infraestructura y operaciones en contraste con los paisajes naturales y rurales de la zona. La empresa Laguna Gold Limited de Australia compró la mina en junio de 2016, en  USD 25 millones, más una parte de la ganancia de las ventas futuras. Al mismo tiempo, la mina empleó a 460 trabajadores directos y otros 200 de empresas contratistas.

En este sector necesitas ser cuidadoso, primero por la presencia de camiones y buses de la mina, y segundo, porque la empresa a veces cambia las rutas para evitar que se topen los camiones con vehículos particulares. ¡Sigue los letreros atentamente!

Una vez que pases las instalaciones de la mina, tienes que seguir en dirección al poblado El Gato, fijándote de tomar la ruta que indica el camino público, ya que los otros son caminos mineros. De inmediato el entorno cambia dramáticamente, llevándote a un sitio que podría ser del siglo pasado. Como bienvenida, te encontrarás con el desafío de cruzar el sector Dos Arroyos, lugar donde no hay puente. El arroyo es pequeño, pero es recomendable usar un vehículo de doble tracción.  

Ya cumplido el desafío, el resto es fácil de seguir. Justo después de cruzar los arroyos, encontrarás la única bifurcación en el camino (Km 45), deberás seguir hacia la derecha y continuar. En los primeros kilómetros, el recorrido serpentea entre hermosos mallines llenos de aves nativas y migratorias, lagunas, arroyos y pozones naturales que casi tocan la ruta. Luego es el turno de las praderas, con pastos y millones de flores amarillas, rosadas o púrpuras, dependiendo de la estación. Subirás pendientes hasta un hermoso portezuelo de bosque nativo de lenga y ñirre, que en otoño se tiñe de  tonos rojo, naranja y oro. Aquí puedes observar construcciones típicas del campo, con tejuelas, canogas y cercos de palo a pique. Seguro que en todo el sector, te toparás con gauchos en sus faenas con el ganado y campesinos ocupados en sus trabajos diarios. 

El camino termina con una bajada pronunciada hacia el villorrio denominado El Gato. Es un lugar pequeñísimo, conocido solo por sus pobladores y pescadores que vienen a visitar los lodges exclusivos ubicados en esta zona. Pero justamente así comenzó esta región: un par de casas perdidas en medio de la naturaleza que poco a poco comenzaron a crecer y formar poblados. A pesar de lo pequeño, cuenta con algunos negocios para comprar refrigerios y alimentos, además de escuela rural, posta y una sede comunitaria. 

Para terminar el circuito, debes tomar el camino hacia la derecha en el cruce a Villa Mañihuales (24 km), para seguir por la Carretera Austral.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” de Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios de alojamiento, alimentación y guías, y compartir las opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí se presentan los servicios en las cercanías de este sector.

Actividades

Articulos Relacionados

Conoce la hospitalidad mañihualina, ¡incluso salva vidas!

Tómate un tiempo para compartir el relajante ritmo de la hospitalidad de Villa Mañihuales, desafiar sus famosos ríos para la pesca con mosca, y descubrir la sorprendente historia de un pueblo ubicado en medio de un Área Silvestre. No es ningún juego de palabras, ni menos una exageración, decir que la acogida de este pueblo, su cariño y su compartir en comunidad son salvadores de vidas.

Leer +