Madruga junto al cóndor andino en Coyhaique Alto

Madruga junto al cóndor andino en Coyhaique Alto
Zona Aysén - Simpson

El cóndor andino, símbolo nacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, representa poder, fuerza y libertad para la gente de la Patagonia. Aquí aún es un evento diario detenerse, mirar al cielo y maravillarse de estos gigantes planeando en las alturas sin esfuerzo alguno. Verlos de cerca es un privilegio de pocos, pero si te animas a madrugar, es posible en Aysén.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Avistamiento de cóndores  

    Lugar de inicio: Coyhaique

    Lugar de término: Coyhaique  

    Distancia del recorrido: Aprox. 43 km hasta la Estancia Punta del Monte y otros 15 km hasta el cañadón.

    Duración de la actividad: 4 - 6 horas aproximadamente.

    Estacionalidad: Todo el año, siempre dependiendo de las condiciones climáticas y comportamiento del cóndor.

    Consideraciones: Toma en cuenta que los cóndores son animales silvestres y su comportamiento no puede ser controlado.  Podría suceder que recorras las condoreras sin éxito y no lograr al avistamiento que esperas. 

    Reservas: Para visitar a los cóndores en la estancia Punta del Monte, necesitarás una reserva. 

Para “Elal”, héroe tehuelche maestro de la caza y protector, el cóndor era el Señor de los Andes. Con su planeo circular dominaba toda la cordillera,  y la sombra de sus enormes alas podía helar torrentes y convertirlos en nieve. Así empieza una de las más famosas leyendas  relatadas por los antiguos patagones, quienes como en todos los pueblos de la región andina, le han rendido culto al ave voladora terrestre más grande del mundo. Para los incas era un mensajero de los dioses que volaba al nivel superior del mundo religioso a llevar plegarias. Para los mapuches, el animal donde se reencarnan las almas nobles y valientes.

Durante tu tiempo en la Región de Aysén, podrás mirar estas magníficas aves en varios sectores e incluso tener oportunidades únicas para observarlos a sólo un par de metros. Una de ellas es en los terrenos de la Estancia Punta del Monte en Coyhaique Alto, ubicado  aproximadamente a una hora de la capital regional. Entre las 5:00 y 5:30 de la mañana (sí, leíste bien) Alejandro Galilea, estanciero y ornitólogo aficionado, ya te estará buscando en tu alojamiento en Coyhaique para conducir rumbo a la pampa. Te aseguramos que levantarse antes del amanecer no es más que un pequeño sacrificio, comparado con la experiencia única que podrás disfrutar con estas aves.   

A medida que uno avanza hacia el este de Coyhaique, el paisaje cambia radicalmente a una extensa estepa de coirones donde se pueden contar ovejas por miles. Uno de esos reinos ovinos  es la estancia Punta del Monte, lugar donde puedes hacer cabalgatas, pesca con mosca, ver esquila de ovejas o alojar para disfrutar de la hospitalidad típica de las estancias patagonas (y de paso dormir un poco más tarde para tu visita a los cóndores).  

Si el cóndor despertó tu pasión por las aves, a la vuelta detente en el Monumento Natural Dos Lagunas, donde podrás ver al carpintero negro, pitío, cachaña, zorzal patagónico, tagua y al cisne de cuello negro.

Recorrerás por caminos interiores hasta llegar a un precipicio con un paisaje impactante de  pequeñas lomas sobre la pampa, formaciones rocosas y la quebrada del río Ñirihuao, perfectamente dorados con la luz del amanecer. Aquí las instrucciones son claras: no acercarse demasiado a la orilla, tener cuidado con el viento y hacer movimientos suaves, porque estarás visitando el “dormitorio” de estas aves y la idea es verlas antes de que despierten y emprendan el vuelo. 

Serás testigo del ritual realizado por ellas cada mañana, mientras esperan el aire tibio para poder planear, estirando sus alas una y otra vez como si fuera un ejercicio matutino. El cóndor mide unos tres  metros con las alas extendidas, por lo que es un ave muy pesada y le cuesta aletear, a cambio planea aprovechando las corrientes de aire ascendentes que aparecen con el sol. Antes de abrir sus alas, el cóndor parece torpe y poco agraciado, pero es el momento perfecto para conocer sus detalles, como por ejemplo que el macho adulto tiene cresta y un collar de plumas blancas en la base de su cuello, los ojos de la hembra son rojísimos, y los juveniles son de color café. 

En cualquier momento empezará el vertiginoso instante en que el primero se lance al vacío y luego de unos aleteos luzca su conocimiento absoluto del viento y corrientes de aire, planeando en forma impecable. Y si siempre miraste alto hacia el cielo tratando de verlos, acá en forma inédita podrás mirar hacia abajo o a escasos metros de tu cabeza. De a poco aparecerán más, hasta que apenas puedes contarlos. Un espectáculo conmovedor de hábiles despegues, planeos y aterrizajes, donde queda claro que nadie domina los cielos de la Patagonia mejor que el cóndor.

Otro lugar inolvidable para el avistamiento de cóndores andinos y un sinfín de otra fauna nativa de las praderas patagónicas, es el Parque Patagonia, reserva privada de la ONG Conservación Patagónica, (www.conservacionpatagonica.org).

Notas

  • Nota 1

    Al terminar la actividad de pesca o si cambias de cuerpos de agua, remueve, lava y seca tus implementos en los tambores dispuestos por la administración de la Reserva Nacional Tamango para prevenir la difusión del Alga Didymo (Didymosphenia geminata), alga altamente invasiva, que ha contaminado muchísimos ríos en el mundo y de la región. Te dejamos los pasos a seguir, antes de abordar nuestros ríos con tu equipo de pesca: 1) Remueve los restos de vegetación, barro, algas, sedimento y agua de cualquier material, ropa, equipos, embarcación y/o vehículo antes de abandonar lagos y ríos. 2) Lava y descontamina los equipos que hayan estado en contacto con el agua, al menos un minuto con alguna de las soluciones desinfectantes recomendadas. Si no es posible desinfectar tu material, seca por 48 horas la ropa, equipos, embarcación y/o vehículo, antes de ingresar en un lago o río de Aysén.

    Soluciones recomendadas: 

    • Agua con cloro: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con 200 ml (1 taza) de cloro.

    • Agua con sal: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con dos tazas de sal.

    • Agua caliente: Utilizar por al menos 1 minuto agua por sobre los 60°C.

  • Nota 2

    Por la latitud en la que se encuentra Aysén, siempre habrán fuertes vientos viniendo del oeste. Estos vientos forman parte de un sistema mayor conocido en navegación como the Roaring Forties, o los Cuarenta Rugientes. Su característica es que son corrientes de aires en dirección este-oeste, producidas entre las latitudes 40º y 50º, y que son muy buenas para la navegación rápida en la zona austral del planeta. Fueron descubiertas en el siglo  XVII.  

    ¿Sabías que el Ciruelillo (Embothrium coccineum) o Notro es un arbusto que tiene la capacidad de adaptarse a ambientes inhóspitos, capturando fósforos y nutrientes desde lugares donde otras plantas no pueden? Para la comunidad científica, este descubrimiento es super importante, ya que el notro podría ser la llave para recuperar los suelos erosionados de Aysén. Otro árbol que también tiene esta propiedad para recuperar suelos erosionados el abedul, especie introducida en la Patagonia, y que verás muy presente en la ciudad de Coyhaique.

  • Nota 3

    No todos los animales que viven en la zona borde costero de Aysén son “bienvenidos”. Un ejemplo de ello es el  Visón americano (Mustela vison), mamífero carnívoro de la familia de los mustélidos, que  habita en sectores próximos a cursos de agua. El visón fue introducido en Chile con la finalidad de establecer criaderos para la industria peletera, pero por diversas razones, algunos ejemplares lograron fugarse y otros fueron liberados en áreas silvestres. De esta forma, la especie ha colonizado la región austral, provocando un grave daño para la fauna silvestre y doméstica, debido principalmente a la ausencia de depredadores naturales de esta especie. En la Región de Aysén fue introducido durante los años 60, y actualmente se ha propagado entre el sur de la Región de la Araucanía y la Isla Navarino, con una tasa de expansión de 7 kilómetros por año. El visón tiene una dieta amplia, que abarca insectos, crustáceos, anfibios, reptiles, aves y micromamíferos y, en general, todo lo que esté al alcance de su tamaño. Es una especie que representa una verdadera amenaza para los equilibrios naturales, al ser responsable de la depredación de especies nativas y aves acuáticas endémicas como el cisne de cuello negro. Además, puede ser transmisor de la plasmocitosis o enfermedad Aleutiana del Visón (ADV) causada por un parvovirus, que confiere a los ejemplares portadores de un determinado gen una importante deficiencia inmunitaria que llega a causar la muerte. El peso de los adultos es de 681 gramos a 2.3 kg, siendo el promedio mayor en los machos que en las hembras. Tiene la cabeza ancha, orejas muy cortas y pelaje lustroso de color pardo uniforme, con una raya más oscura en el dorso, además de patas cortas con pies anchos. Tiene hábitos nocturnos y su reproducción es bastante rápida, con periodos de gestación de 39 a 78 días. La camada usual consiste de dos a diez cachorros, con promedio de cinco y su capacidad reproductiva o adultez se logra entre el año y año y medio. La gestación puede ir de 39 a 78 días. Su piel es muy estimada por la industria peletera.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

En busca de los contrastes paisajísticos del sector de Mañihuales

Sin duda el desarrollo y poblamiento de la Patagonia han dejado huellas. Esta poco tradicional travesía rural te dará la oportunidad de seguir un circuito variado, viendo bellos paisajes, villorrios rurales y el desarrollo de la actividad minera de la zona.

Leer +