Celebra al estilo gaucho jineteando en Puerto Ibáñez

Celebra al estilo gaucho jineteando en Puerto Ibáñez
Zona Chelenco

El Festival de Jineteadas y Tradiciones de Puerto Ingeniero Ibáñez es una de las fiestas más alegres de la Patagonia. Música folclórica, ingeniosos payadores, comidas, artesanías, juegos tradicionales y un fuerte sentimiento de hermandad con el pueblo argentino, acompañan a los audaces jinetes que hacen lo imposible por mantenerse arriba de sus inquietos caballos.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Participación de una fiesta costumbrista

    Lugar de inicio: Puerto Ingeniero Ibáñez.

    Lugar de término: Puerto Ingeniero Ibáñez.

    Distancia del recorrido: Puerto Ingeniero Ibáñez se ubica a 117 km al sureste de Coyhaique. 

    Duración de la actividad: 2 días. 

    Estacionalidad: Se realiza el tercer fin de semana de enero de cada año. 

    Consideraciones especiales: En tiempo de fiestas tradicionales, estas pequeñas localidades se repletan de visitantes. Es importante reservar alojamiento con tiempo. 

    Reservas: Para más información de los festivales de esta zona, consulta en la I. Municipalidad de Río Ibáñez, ubicada en Carlos Sosa 161, Puerto Ingeniero Ibáñez. Contacto: 67 2423216; info@rioibanez.clwww.rioibanez.cl.

En menos de 30 años los diferentes poblados de Aysén pasaron de ser villorrios desconectados a poblados donde ha irrumpido la vida moderna, los caminos y las comunicaciones. De familias de colonos que debieron aprender a ser autosuficientes de la mano de la ganadería, a las  que siguen ligadas al campo, pero que ahora luchan por mantener vivas sus tradiciones gauchas y mostrarlas con orgullo a los visitantes. 

Puedes ver parte de estas tradiciones el tercer fin de semana de enero de cada año, cuando expertos jinetes de Chile, Brasil y Argentina, llegan a Puerto Ingeniero Ibáñez a buscar el reconocimiento entre sus pares y espectadores como el mejor domador de potros del año. Los verás preparándose muy bien vestidos con su atuendo gaucho y con la convicción de no dejarse caer en este combate entre hombre y animal. 

No todos lo logran, pero sí todos los intentos son un verdadero espectáculo de destreza y tenacidad. 

Mientras los jinetes luchan por controlar a su caballo, escucharás de fondo la animación de payadores internacionales como el “Negro Falucho”, Juan Carlos Bren o Carlos Marchessini, y nacionales como Jorge Contreras, quienes con picardía improvisan música y versos relatando saltos, caídas y la sorprendente resistencia de los competidores. 

El festival ofrece la oportunidad de ser testigo de muchas otras actividades tradicionales de la zona. Puedes participar en asados de cordero, comunitarios, con un gran fogón donde se asan lentamente a las brasas varios animales. Espera de cerca y siempre atento, porque desaparecen rápidamente.

Tampoco se quedan fuera de la fiesta los juegos tradicionales de la taba y el truco.

Estos son juegos típicos de los campos, populares entre los gauchos por sus oportunidades de apostar, engañar y mentir. La taba se practica desde los tiempos de la colonización de Aysén, pero en festivales como ese , está más vivo que nunca. Se juega con la taba que es el garrón o pata trasera de un vacuno, recubierta por una lámina metálica en ambos extremos, la cual se lanza a una cancha y se da puntaje según la forma en la que cae. Verás a muchos apostadores alrededor de la cancha alentando a los jugadores, porque acá lo fundamental es que sepas cómo apostar y cómo gritar tus apuestas: “X pesos al tiro”, “X pesos contra el tiro”, “X pesos a buena sola”, “X pesos a mala sola” y ya estarás jugando. Lo demás lo aprenderás durante el juego.

El juego del truco tendría su origen en el país vasco y proviene del periodo de los conquistadores. Es un juego de especulación, mentiras, apuestas y payas con naipes españoles, que según los afuerinos, es casi imposible de entender o aprender, pero si tienes la oportunidad de ver a personas jugando, observa y escucha los versos, algunos de ellos muy graciosos. 

Cuando se termina el día, la fiesta se traslada al gimnasio de la localidad, donde podrás ver a toda la familia, incluyendo a niños y ancianos, bailando valses, chamamé, cumbia, paso doble, y cueca al alegre ritmo de las orquestas regionales y nacionales. 

¡Sigue celebrando!

El verano es tiempo de fiesta en toda la Región de Aysén, con festivales y  fiestas casi todas las semanas. Es una excelente oportunidad para  conocer lo más profundo de la región, celebrando junto a auténticos patagones. Algunas de las más populares de la zona incluyen:

  • El Encuentro Costumbrista “La Trilla como lo hacía mi abuelo”, también de Puerto Ingeniero Ibáñez, se desarrolla la última semana de febrero. Es organizado por un grupo de horticultores muy decididos a difundir el patrimonio inmaterial mostrando la tradicional “trilla a yegua suelta”, por supuesto, acompañada de música folclórica y comidas típicas. 
  • La Fiesta del Arreo de Bahía Murta destaca por el rescate de las costumbres y tradiciones de los arrieros, en una fiesta que incluye muestras de esquila y arreo de animales, capaduras, , asados y bailes. También hay juegos típicos como el truco, la taba y la rayuela. Durante la noche se lleva a cabo una fiesta en el gimnasio de la localidad, donde grupos musicales amenizan los bailes.
  • En Puerto Río Tranquilo se desarrolla el Encuentro de Acordeón y Guitarra, que convoca a artistas comunales y regionales en torno a la música patagona. Se realiza el segundo fin de semana de febrero, desde hace 13 años, siendo una de las primeras fiestas costumbristas de la región.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Retrocede en el tiempo en Villa Cerro Castillo

Conocer esta pequeña villa es sinónimo de conectarse con la historia. Primero con los tehuelches, que dejaron plasmadas sus huellas en las rocas. Luego con sus aguerridos colonos, que llegaron a vivir a un sitio 100% dominado por la naturaleza. Y, por último, con sus actuales habitantes, que luchan por mantener vivas las antiguas tradiciones camperas.

Leer +