A remo por el río Palena y la ruta de las Chatas

A remo por el río Palena y la ruta de las Chatas
Zona Palena - Queulat

Los primeros colonos que llegaron a poblar la zona de La Junta lo hicieron por vía fluvial, en botes a remos, denominadas “chatas”, subiendo contracorriente el río Palena para así avanzar hacia el interior. Puedes revivir esos hechos, pero esta vez recorriendo río abajo ¡Te prometemos que es mucho más fácil! Y si quieres hacerlo más entretenido, puedes unirte a la bajada en grupo que se realiza todos los años en febrero.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Navegación por el río Palena.

    Lugar de inicio: La Junta

    Lugar de término: Puerto Raúl Marín Balmaceda

    Distancia del recorrido: La bajada completa es de aproximadamente 80 km.

    Duración de la actividad: 2 dias, 1 noche.

    Estacionalidad: Puedes bajar el río todo el año. El evento anual de navegación colectiva por el río Palena es el primer fin de semana de febrero, anualmente. 

    Consideraciones especiales: Cupos por la bajada anual son limitados - reserva con anticipación. 

    Reservas: Para el descenso colectivo puedes comunicarte a través de la página del evento en

    Facebook: Descenso Colectivo Ruta del Palena, o escribir al rutadelpalena@gmail.com.

Acompañado sólo de tus compañeros de viajes en cualquier época del año o en una multitudinaria fiesta donde participan lugareños, turistas, conocidos y desconocidos, puedes descender el río Palena hasta su desembocadura. Una expedición que permite conocer cara a cara cómo este famoso río va cambiando su fisonomía rumbo al mar. 

Los paisajes que acogen esta travesía son maravillosos, pero también son duros. Cuando vayas remando, recuerda a esos primeros valientes aventureros que se atrevieron a remar igual que tú, pero río arriba, con la esperanza de encontrar buenos terrenos para asentarse con sus familias. 

Esta vía de transporte no fue importante sólo en el asentamiento en la zona, sino que lo siguió siendo después como conexión privilegiada para el abastecimiento de los nuevos poblados. Por el río empezaron a trasladar ganado, materiales de construcción y alimentos. Las jornadas de navegación río arriba eran extenuantes, y fueron varios los colonos que dejaron sus vidas en esas aguas. Esa ruta que hoy se recorre de manera deportiva y festiva, fue clave en la comunicación y desarrollo durante las primeras décadas de asentamiento en la región y lo siguió siendo hasta 2009, año en que se abrió el camino que une el interior con el litoral. 

Desde el 2010 se organiza la “Ruta del Palena” una navegación colectiva en botes a propulsión humana, bajando el río Palena desde Alto Palena hasta Puerto Marín Balmaceda, una actividad que dura cuatro días y que busca revivir un poco cómo fue la llegada por vía fluvial de los primeros colonos que poblaron la zona. Más de un centenar de adeptos al agua, se reúnen para celebrar la magia de este hermoso río durante 240 km recorridos en cuatro días. La Ruta del Palena no es una competencia sino un hermoso momento multicolor donde la alegría se hace presente en todo momento.

Puedes partir con todo tipo de kayaks y balsas que inician el recorrido en Alto Palena, o bien sumarte al grupo en La Junta donde la aventura continúa por otros dos días. Todos los participantes acampan a orilla de río, para finalmente celebrar el término de una muy bella travesía en la playa de Puerto Raúl Marín Balmaceda.

El recorrido:

  • Tramo 1: Alto Palena - Río Tranquilo: El primer día de la Ruta es probablemente el más adrenalínico de todos. En un paisaje más seco cubierto por sauces (Salix spp) y radales (Proteaceae Lomatia hirsuta), los participantes se adentran en un río de color verde claro, bajo, angosto y rápido donde avanzan por más de ochenta kilómetros.
  • Tramo 2: Río Tranquilo - La Junta: Quienes toman la buena decisión de seguir río abajo, se encuentran con un valle más angosto, donde los coigues y los arrayanes caen sobre el agua de un Palena más ancho y profundo, que se alimenta del río Frío de origen glaciar, y el río Oeste. Ahí, las aguas no se mezclan espontáneamente, sino que producen una demarcación que coincide con el límite fluvial de la Región de Aysén. Avanzando más lento que durante el primer día, alcanzan el Fundo El Loro, donde la señora Francisca los espera con una rica cena, y la posibilidad de alojar en su hospedaje, para quienes no  quieren montar carpa esta noche.
  • Tramo 3: La Junta - Hacienda Melimoyu: Cada vez más ancho y más profundo, el río Palena cuenta ahora con las aguas de los lagos Verde y Rosselot, que desaguan por los ríos Figueroa y Rosselot, transformándolo en una masa de agua imponente, rodeada de bosque siempreverde y playas de arena en sus riberas. Tras 47 km de remado desde La Junta, el grupo acampa en la Hacienda Melimoyu,
  • Tramo 4: Hacienda Melimoyu - Puerto Raúl Marín Balmaceda: Un poco más de 30 kilómetros son necesarios para llegar al término del hermoso recorrido, durante los cuales se aprecia una gran cantidad de afluentes y cascadas que se precipitan en las aguas tranquilas del rey Palena. A medio camino, éste abre sus brazos para rodear a las distintas islas cubiertas con una vegetación densa, para  finalmente entregarse  al mar Pacífico.

En términos físicos, el ver toda esta belleza y ser parte de la Ruta del Palena tiene su precio. En promedio tendrás que remar unas seis horas por día (¿alguien dijo bíceps?), pero también tiene otra recompensa, ya que los organizadores prevén que la mejor manera de recuperar fuerzas es con un gigante pulmay (curanto en olla), instancia en las que se dejan las barcas de lado y los participantes se reúnen a descansar, conversar y celebrar poder ser parte de una historia como esta.

Notas

  • Nota 1

    Aprende un poquito sobre las primeras exploraciones de la cuenca del Palena: A finales de 1883 en Puerto Montt se organizaba la primera exploración documentada del río Palena a cargo del colono alemán Adolfo Abbé, quien elaboraría un informe escrito para el Ministerio de Tierras de la época destacando las condiciones del territorio para la colonización. Dos años más tarde el capitán de la marina chilena Ramón Serrano Montaner también explorará, en dos ocasiones, la región del Buta Palena (1885-86) publicando una descripción más clara del territorio. Para el verano de 1894, dos expediciones oficiales enviadas por el gobierno chileno se encontraron en Bajo Palena, las dos persiguen objetivos diferentes. Una de ellas estuvo a cargo de Elías Rosselot, inspector de colonización de Bajo Palena; la otra fue dirigida por Hans Steffen, especialista comisionado para explorar el territorio chileno y entregar antecedentes técnicos que apoyaran la posición de Chile en el conflicto de delimitación de la Patagonia de 1889 con Argentina, surgido después del tratado de 1881. 

    Dada la necesidad del Estado chileno de explorar la zona en conflicto, el geógrafo alemán Hans Steffen trabajó al servicio del gobierno de Chile entre 1892 y 1902. Este conflicto enfrentó dos criterios científicos frente a la delimitación política: La división de aguas, o "Divortium aquarum", defendido por Chile y la noción de las más altas cumbres de la cordillera, o "encadenamiento principal", sustentada por Argentina. Para fines de los años ochenta del siglo XIX, Argentina había realizado exploraciones y contaba con las investigaciones de Francisco Moreno en el sector de Río Negro y Nahuelhuapi. Por su parte en Chile, si bien el asunto del peritaje y la “empresa” de la Patagonia estaban bajo la tutela de Diego Barros Arana, realmente no se había iniciado un estudio acabado de la zona en cuestión. 

     

    El 4 de diciembre de 1893 el geógrafo germano se dirigió a la región del río Palena, en una expedición que se extendió hasta marzo de 1894, donde junto a sus colaboradores lograron establecer el curso de los grandes ríos de la región, llegando a demostrar que el Palena, el Carrenleufú y el Corcovado corresponden a tramos distintos de un mismo río. 

  • Nota 2

    Los ecosistemas marinos del sur de Chile, en este caso el golfo Corcovado destacan por su sobresaliente biodiversidad gracias a una relativa abundancia en nutrientes para muchas especies de peces, aves, mamíferos marinos y flora marina. Destacando como temas emblemáticos la presencia de corales de agua fría y Ballenas azules (Balaenoptera musculus). Dada su importancia esta zona ha visto numerosos esfuerzos científicos y comunitarios para asegurar su conservación, haciendo particular hincapié, en la integración de estrategias que cuenten con la participación de actores locales gracias a un respaldo de información ecosistémica y socioeconómica de la zona. Iniciativas como los proyectos de identificación acústica de cetáceos que han permitido definir el denominado “canto chileno” entre las especies estudiadas (Buchan et al, 2014); la ubicación acústica de fauna emblemática del CIEP o de monitoreo acústico de ballenas azules del golfo Corcovado, que lidera Fundación MERI, buscan proporcionar información relevante para la conservación de esta emblemática especie, además de generar importantes impactos en el turismo y la ciencia.

     

  • Nota 3

     El ambiente de estuario de Puerto Raúl Marín es un buen hábitat para el puye (Galaxias maculatus).  De interesante valor comercial, es usualmente extraído mediante redes que uno o más pescadores tiran al agua en forma de trampa. Apetecido por los finos paladares del mundo entero, este pez sin escamas es un pésimo nadador, presa fácil de las truchas que esperan su regreso al río. Para protegerse, su piel casi transparente le permite mimetizarse con su entorno. En la primavera e inicio del verano, puedes sumarte a una faena de pesca del puye con habitantes de la localidad. Con ellos puedes aprender la técnica de pesca con malla puyera en la desembocadura del río Palena, o vivir una experiencia mayor, dejándote transportar a otro espacio costero, acampando y pescando al amanecer.

  • Nota 4

    Al terminar la actividad de pesca o si cambias de cuerpos de agua, remueve, lava y seca tus implementos en los tambores dispuestos por la administración de la Reserva Nacional Tamango para prevenir la difusión del Alga Didymo (Didymosphenia geminata), alga altamente invasiva, que ha contaminado muchísimos ríos en el mundo y de la región. Te dejamos los pasos a seguir, antes de abordar nuestros ríos con tu equipo de pesca: 1) Remueve los restos de vegetación, barro, algas, sedimento y agua de cualquier material, ropa, equipos, embarcación y/o vehículo antes de abandonar lagos y ríos. 2) Lava y descontamina los equipos que hayan estado en contacto con el agua, al menos un minuto con alguna de las soluciones desinfectantes recomendadas. Si no es posible desinfectar tu material, seca por 48 horas la ropa, equipos, embarcación y/o vehículo, antes de ingresar en un lago o río de Aysén.

    Soluciones recomendadas: 

    • Agua con cloro: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con 200 ml (1 taza) de cloro.

    • Agua con sal: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con dos tazas de sal.

    • Agua caliente: Utilizar por al menos 1 minuto agua por sobre los 60°C.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” de Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios de alojamiento, alimentación y guías, y compartir las opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí se presentan los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamiento
Restaurant
Actividades

Articulos Relacionados

Una cazuela de campo y mar, en el Mirador del Río

La cazuela de cordero con luche es una de las delicias que preparan en el Hospedaje Rural Mirador del Río, ubicado a 6 km de La Junta, a orillas del río Palena. Una versión diferente de la típica cazuela, uniendo los sabores del campo y el mar.

Leer +
La Junta, donde siempre tendrás buenos encuentros

En este artículo aprenderás los secretos que guarda La Junta, el principal poblado de la zona y centro de operaciones para recorrer decenas de lagos, ríos y senderos de caminata. Un pueblo que sabe de amistad y hospitalidad.

Leer +
Recorre los inexplorados valles de La Junta

La fotogénica ruta que atraviesa los desconocidos valles Mirta, Cuarto y Quinto, es el eje principal de una cuenca privilegiada para el trekking, la pesca y cabalgatas. Sé uno de los primeros en conocer este territorio virgen, también sede de una de las fiestas costumbristas más auténticas de la zona y hogar de ingeniosas agricultoras.

Leer +
Sembrando sostenibilidad en La Junta

Paul Coleman y Konomi Kikuchi, llegaron a esta zona en 2007, para cumplir su visión de construir un hogar utilizando los principios de sustentabilidad y permacultura. Aquí esperan exquisitas comidas vegetarianas y muchos aprendizajes.

Leer +
Encuentra un tesoro escondido, Raúl Marín Balmaceda

.Puerto Raúl Marín Balmaceda es un pequeño poblado emplazado en la desembocadura del río Palena, que poco a poco empieza a salir del anonimato para mostrar sus encantos, que incluyen bosques, dunas, mar y abundante fauna marina. Haz un recorrido a pie para ver sus bellezas naturales o toma una excursión por sus canales para ver delfines, lobos marinos y aves.

Leer +