Sigue la ruta patrimonial de Rosselot desde el campo al mar

Sigue la ruta patrimonial de Rosselot desde el campo al mar
Zona Palena - Queulat

La Ruta Patrimonial entre La Junta y Raúl Marín Balmaceda ofrece maravillosos paisajes del río Palena, bosques siempre-verdes, arroyos, cascadas y campos de los antiguos colonos que llegaron a la zona. Recorre, toma fotografías, visita termas naturales y termina la aventura con tus pies en las playas de la Isla los Leones.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Ruta escénica que puedes realizar en auto o bicicleta.

    Lugar de inicio: La Junta.

    Lugar de término: Puerto Raúl Marín Balmaceda.

    Distancia: 73 km.

    Duración de la actividad: 3 horas. 

    Estacionalidad: Todo el año.

    Consideraciones especiales: Toma en cuenta el horario de cruce de la barcaza (de 8:30 a 12:00 y de 14:00 a 17:30 de lunes a domingo). Carga combustible en La Junta porque no hay en otra parte de la ruta. La ruta tiene curvas y tramos complejos, conduce con calma. 

    Reservas. Actividad autoguiada, no requiere reservas. 

Corría el verano de 1894, cuando dos expediciones oficiales fueron enviadas por el Estado chileno a la zona de Bajo Palena. Hans Steffen estaba a cargo de explorar el territorio y entregar antecedentes técnicos que apoyaran la posición de Chile en el conflicto limítrofe con Argentina surgido después del tratado de 1881. Elías Rosselot sería el inspector de colonización de la zona y además debía determinar dónde emplazar a futuro un camino junto al río Palena, que uniera el litoral con el interior. Se le solicitó que Steffen le ayudara, pero ambos tuvieron posturas diferentes: Steffen, proponía hacer el camino por la ribera norte, por ser una zona de pocos afluentes, en cambio Rosselot defendía la idea de hacer un camino por la ribera sur del río Palena, ya que los cerros estaban relativamente alejados del río y había mayor espacio.  

Las opiniones dispares se guardaron por largos 114 años, hasta que efectivamente en 2008 se construyó el camino que une la costa con el interior (Raúl Marín Balmaceda - La Junta) y el tiempo le dio la razón a Rosselot, ya que se hizo bordeando la ribera sur del Palena. Dos años más tarde  se inauguró una Ruta Patrimonial que abarca este camino, destacando la fascinante y difícil historia de colonización de este sector, además de su  belleza inigualable. Puedes recorrer la ruta en vehículo o en bici, conociendo una serie de miradores del majestuoso río Palena, cascadas y paisajes que se van haciendo cada vez más selváticos a medida que avanzas hacia el litoral. 

Estos son los principales hitos de la Ruta Patrimonial:

Km 0  - Pueblo de La Junta, el punto de encuentro y comienzo de la Ruta Patrimonial. Ya te hemos contado del llamado “Pueblo del Encuentro”, la localidad principal de la zona Palena - Queulat, con 1300 habitantes y todos los servicios básicos (y no tan básicos, porque en realidad es posible encontrar de todo) que necesitas para tu viaje. Mucho antes de que existieran los caminos, el río Palena era la vía de transporte más importante del sector, complementado por algunas sendas rústicas hacia poblados como Lago Verde, Chaitén, Puyuhuapi y los valles interiores. La Junta era conocida en esos años como Palena Medio y era el lugar de reunión de todo: los ríos, las sendas y especialmente los arreos de animales provenientes de los distintos valles cercanos para ser trasladados hacia sus destinos de venta. Uno de los destinos de salida era Bajo Palena, hoy conocido como Puerto Raúl Marín Balmaceda. 

Km 5,6 - Mirador que marca la confluencia del río Rosselot y río Palena. Desde La Junta, toma el camino lateral X-12 hacia el oeste, siguiendo la ruta que propuso Rosselot hace tantos años. Encontrarás varios miradores con espectaculares vistas del río Palena, actor clave en el desarrollo de esta zona, ya que fue la vía de ingreso desde la zona costera hacia finales de la década de 1930 para los pobladores,  materiales de construcción y los animales necesarios para crear los primeros asentamientos. Te recomendamos bajar de tu auto o bici a contemplarlo y tratar de imaginar a los colonos tratando de remontar la corriente río arriba en precarios botes de madera. Ascenso que por cierto tomaba varios días, incluso semanas.

En este sector de la ruta el camino corre junto a praderas y campos, que sus pobladores debieron acondicionar con años de trabajo para lograr desarrollar ganadería. ¡Casi toda esta zona era de mallines y bosques!

Km 25 - Mirador Valle y brazo del río Palena. Es un buen mirador para ver toda la magnitud del río, con un ancho, caudal y colores impresionantes, rodeado de vegetación nativa y caídas de agua. 

Km 39,7 - Mirador volcán Melimoyu. Si tienes la suerte de tener un día despejado, este es el punto con la mejor vista del volcán Melimoyu, una imponente mole cubierta de nieve y glaciares. La traducción literal de su nombre mapuche es “Cuatro ubres” (Meli = cuatro, Moyu = ubre), porque desde el cráter se levantan dos conos mayores y dos menores. Es uno de los volcanes activos de la Patagonia y protagonista de varios mitos y leyendas. Algunos le atribuyen energías especiales, otros dicen que es un  paso al “centro hueco de la Tierra” y otros lo han vinculado a la Ciudad de los Césares. Creas o no, si la belleza te impresiona, este lugar de seguro te resultará mágico.

Km 40 - Río Correntoso. Es todo un espectáculo de fuerza y color, por ello cuenta con una zona de detención y mirador que no debes dejar de disfrutar. El caudal es abundante y arrastra troncos hasta el río Palena, lo que antiguamente era una enorme pesadilla para las vulnerables embarcaciones de los colonos que pasaban por el lugar. 

Km 46,2 - Antiguo puerto del río.  Desde este lugar se tiene una vista inmejorable de un brazo del río Palena completo y hay una bajada a un antiguo puerto. Los puertos a lo largo de esta ruta eran lugares que espontáneamente se escojan para desembarcar o embarcar, según la profundidad y acceso despejado a tierra firme. 

Km 48,1 - Río Cascada. Esta caída de agua impresiona por la fuerza y color. Si lo visitas durante el invierno, lo sentirás rugir por el caudal que lleva. En verano disminuye notablemente, pero como la lluvia es abundante nunca deja de caer.  

Km 51,3 - Mirador Bahía Rincón. Los meandros son las curvas que presenta un río y este es el mejor sector para apreciar cómo va serpenteando el río entre la vegetación. Foto panorámica asegurada. 

Km 63 - Barcaza río Palena. Es hora de cruzar el río Palena en una barcaza para llegar a la isla Raúl Marín Balmaceda. Son apenas cinco minutos de cruce, que cambiaron la vida de los pobladores para siempre.   

Km 73 – Isla de Los Leones, el actual puerto Raúl Marín Balmaceda. Fue una de las colonias más antiguas de la Región de Aysén, fundada el 4 de enero de 1889 con el nombre de Isla de Los Leones. Ese primer intento fracasó por las distancias que separaban a la población y los lugares de pastoreo y por la falta de aportes del Estado. Después la colonización continuó a duras penas, principalmente por parte de chilotes, hasta que en la década del 30 la constitución del villorrio de Puerto Palena o Bajo Palena, marcó un hito y constituyó la base para la exploración y colonización de las tierras interiores. El poblado cambió su nombre en 1957 a Raúl Marín Balmaceda, en honor a un senador que falleció en Santiago de un repentino y fulminante ataque al corazón, durante una reunión en que justamente hablaba de la zona.

Notas

  • Nota 1

    Aprende un poquito sobre las primeras exploraciones de la cuenca del Palena: A finales de 1883 en Puerto Montt se organizaba la primera exploración documentada del río Palena a cargo del colono alemán Adolfo Abbé, quien elaboraría un informe escrito para el Ministerio de Tierras de la época destacando las condiciones del territorio para la colonización. Dos años más tarde el capitán de la marina chilena Ramón Serrano Montaner también explorará, en dos ocasiones, la región del Buta Palena (1885-86) publicando una descripción más clara del territorio. Para el verano de 1894, dos expediciones oficiales enviadas por el gobierno chileno se encontraron en Bajo Palena, las dos persiguen objetivos diferentes. Una de ellas estuvo a cargo de Elías Rosselot, inspector de colonización de Bajo Palena; la otra fue dirigida por Hans Steffen, especialista comisionado para explorar el territorio chileno y entregar antecedentes técnicos que apoyaran la posición de Chile en el conflicto de delimitación de la Patagonia de 1889 con Argentina, surgido después del tratado de 1881. 

    Dada la necesidad del Estado chileno de explorar la zona en conflicto, el geógrafo alemán Hans Steffen trabajó al servicio del gobierno de Chile entre 1892 y 1902. Este conflicto enfrentó dos criterios científicos frente a la delimitación política: La división de aguas, o "Divortium aquarum", defendido por Chile y la noción de las más altas cumbres de la cordillera, o "encadenamiento principal", sustentada por Argentina. Para fines de los años ochenta del siglo XIX, Argentina había realizado exploraciones y contaba con las investigaciones de Francisco Moreno en el sector de Río Negro y Nahuelhuapi. Por su parte en Chile, si bien el asunto del peritaje y la “empresa” de la Patagonia estaban bajo la tutela de Diego Barros Arana, realmente no se había iniciado un estudio acabado de la zona en cuestión. 

     

    El 4 de diciembre de 1893 el geógrafo germano se dirigió a la región del río Palena, en una expedición que se extendió hasta marzo de 1894, donde junto a sus colaboradores lograron establecer el curso de los grandes ríos de la región, llegando a demostrar que el Palena, el Carrenleufú y el Corcovado corresponden a tramos distintos de un mismo río. 

  • Nota 2

    Los ecosistemas marinos del sur de Chile, en este caso el golfo Corcovado destacan por su sobresaliente biodiversidad gracias a una relativa abundancia en nutrientes para muchas especies de peces, aves, mamíferos marinos y flora marina. Destacando como temas emblemáticos la presencia de corales de agua fría y Ballenas azules (Balaenoptera musculus). Dada su importancia esta zona ha visto numerosos esfuerzos científicos y comunitarios para asegurar su conservación, haciendo particular hincapié, en la integración de estrategias que cuenten con la participación de actores locales gracias a un respaldo de información ecosistémica y socioeconómica de la zona. Iniciativas como los proyectos de identificación acústica de cetáceos que han permitido definir el denominado “canto chileno” entre las especies estudiadas (Buchan et al, 2014); la ubicación acústica de fauna emblemática del CIEP o de monitoreo acústico de ballenas azules del golfo Corcovado, que lidera Fundación MERI, buscan proporcionar información relevante para la conservación de esta emblemática especie, además de generar importantes impactos en el turismo y la ciencia.

     

  • Nota 3

     El ambiente de estuario de Puerto Raúl Marín es un buen hábitat para el puye (Galaxias maculatus).  De interesante valor comercial, es usualmente extraído mediante redes que uno o más pescadores tiran al agua en forma de trampa. Apetecido por los finos paladares del mundo entero, este pez sin escamas es un pésimo nadador, presa fácil de las truchas que esperan su regreso al río. Para protegerse, su piel casi transparente le permite mimetizarse con su entorno. En la primavera e inicio del verano, puedes sumarte a una faena de pesca del puye con habitantes de la localidad. Con ellos puedes aprender la técnica de pesca con malla puyera en la desembocadura del río Palena, o vivir una experiencia mayor, dejándote transportar a otro espacio costero, acampando y pescando al amanecer.

  • Nota 4

    Al terminar la actividad de pesca o si cambias de cuerpos de agua, remueve, lava y seca tus implementos en los tambores dispuestos por la administración de la Reserva Nacional Tamango para prevenir la difusión del Alga Didymo (Didymosphenia geminata), alga altamente invasiva, que ha contaminado muchísimos ríos en el mundo y de la región. Te dejamos los pasos a seguir, antes de abordar nuestros ríos con tu equipo de pesca: 1) Remueve los restos de vegetación, barro, algas, sedimento y agua de cualquier material, ropa, equipos, embarcación y/o vehículo antes de abandonar lagos y ríos. 2) Lava y descontamina los equipos que hayan estado en contacto con el agua, al menos un minuto con alguna de las soluciones desinfectantes recomendadas. Si no es posible desinfectar tu material, seca por 48 horas la ropa, equipos, embarcación y/o vehículo, antes de ingresar en un lago o río de Aysén.

    Soluciones recomendadas: 

    • Agua con cloro: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con 200 ml (1 taza) de cloro.

    • Agua con sal: Mezcla en un recipiente 10 litros de agua con dos tazas de sal.

    • Agua caliente: Utilizar por al menos 1 minuto agua por sobre los 60°C.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Una cazuela de campo y mar, en el Mirador del Río

La cazuela de cordero con luche es una de las delicias que preparan en el Hospedaje Rural Mirador del Río, ubicado a 6 km de La Junta, a orillas del río Palena. Una versión diferente de la típica cazuela, uniendo los sabores del campo y el mar.

Leer +
Encuentra un tesoro escondido, Raúl Marín Balmaceda

.Puerto Raúl Marín Balmaceda es un pequeño poblado emplazado en la desembocadura del río Palena, que poco a poco empieza a salir del anonimato para mostrar sus encantos, que incluyen bosques, dunas, mar y abundante fauna marina. Haz un recorrido a pie para ver sus bellezas naturales o toma una excursión por sus canales para ver delfines, lobos marinos y aves.

Leer +
Ve al encuentro del mar recorriendo el Sendero Chucao

Caminar por la orilla del mar. La arena en los pies. El viento en la cara. El ruido incesante de las olas. Respirar el olor del bosque. Sentir que estás lejos y que el momento no puede ser más perfecto. Si necesitas un poco de tiempo en silencio para disfrutar la naturaleza, en Puerto Raúl Marín Balmaceda es muy simple: camina el sendero Chucao y siente.

Leer +
El panorama perfecto, aguas termales y Patagonia

Tras largos días de caminata, navegación, paseos en bicicleta, kayak o cabalgatas, es bueno tomar un descanso y dejar que nuestros cuerpos se repongan para seguir viaje. En la zona Palena-Queulat tendrás distintas opciones para disfrutar del agua termal con estilos completamente diferentes.

Leer +
La Junta, donde siempre tendrás buenos encuentros

En este artículo aprenderás los secretos que guarda La Junta, el principal poblado de la zona y centro de operaciones para recorrer decenas de lagos, ríos y senderos de caminata. Un pueblo que sabe de amistad y hospitalidad.

Leer +
Recorre los inexplorados valles de La Junta

La fotogénica ruta que atraviesa los desconocidos valles Mirta, Cuarto y Quinto, es el eje principal de una cuenca privilegiada para el trekking, la pesca y cabalgatas. Sé uno de los primeros en conocer este territorio virgen, también sede de una de las fiestas costumbristas más auténticas de la zona y hogar de ingeniosas agricultoras.

Leer +
Sembrando sostenibilidad en La Junta

Paul Coleman y Konomi Kikuchi, llegaron a esta zona en 2007, para cumplir su visión de construir un hogar utilizando los principios de sustentabilidad y permacultura. Aquí esperan exquisitas comidas vegetarianas y muchos aprendizajes.

Leer +