Encuentra un tesoro escondido, Raúl Marín Balmaceda

Encuentra un tesoro escondido, Raúl Marín Balmaceda
Zona Palena - Queulat

.Puerto Raúl Marín Balmaceda es un pequeño poblado emplazado en la desembocadura del río Palena, que poco a poco empieza a salir del anonimato para mostrar sus encantos, que incluyen bosques, dunas, mar y abundante fauna marina. Haz un recorrido a pie para ver sus bellezas naturales o toma una excursión por sus canales para ver delfines, lobos marinos y aves.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Recorrido por Raúl Marín Balmaceda.

    Lugar de inicio: Centro del pueblo.

    Lugar de término: El sitio que tú elijas. 

    Distancia del recorrido: Variable.

    Duración de la actividad: Una a varias jornadas.

    Consideraciones especiales: Ten precaución si decides entrar al bosque, ya que es fácil perderse. Siempre prefiere los senderos habilitados. Los cambios de marea y el viento son decisivos a la hora de embarcarse por alguno de los canales marítimos o ríos del sector. Lleva bloqueador solar, agua, lentes y gorros de sol, además de un snack y tu cámara fotográfica. 

    Reservas: No son necesarias.

Pocos saben que este pequeño poblado en realidad es una isla, rodeada de aguas dulces y saladas. Por un lado está el río Palena y su delta, por otro el fiordo Pitipalena y el canal de Garrao, y al frente el Golfo Corcovado. Por años fue el secreto mejor guardado de la Patagonia, ya que sólo tenía acceso marítimo,  por el río o en avioneta, pero desde 2009 se inauguraron un camino y un transbordador que cruza el Palena, conectándolo al continente y abriendo sus puertas a los viajeros. En aproximadamente una hora y media se puede acceder desde La Junta. 

Fue en este sitio donde comenzó la colonización de toda esta zona. Los primeros intentos se remontan a la última década del siglo XIX con la fundación de la Colonia Isla Los Leones (1888 - 1889), la que fracasó por las distancias que separaban a la población y los lugares de pastoreo y también por la falta de apoyo estatal, pero continuaron los intentos. La colonización fue lenta, básicamente realizada por el constante flujo de inmigrantes chilotes, buscando territorios para la extracción de madera. No fue hasta la década del 30 que se constituyó oficialmente el villorrio de Puerto Palena, lo que sirvió de puerta de entrada para la exploración y colonización de las tierras interiores. Inicialmente se dedica a la explotación de madera (ciprés, mañío y tepa), para luego incursionar durante décadas en la extracción de mariscos (choritos, cholgas y almejas) y recolección de algas (pelillo) así como a la construcción de embarcaciones de madera.

Hoy, Puerto Raúl Marín Balmaceda es un pueblo establecido, aunque no llega a los 400 habitantes. Cuenta con servicios como carabineros, posta rural, escuela básica y una estación de radio, aeródromo, negocios, alojamiento y restaurantes. No tiene combustible ni bancos, así es que debes planificar antes de visitarlo. 

Te darás cuenta de que la fisonomía del pueblo es de lo más particular: casas dispersas, unidas por calles de arena que parecieran no tener un orden establecido y que hacen fácil equivocar el rumbo en un sitio tan pequeño. Las casas colindan con el bosque y con las dunas, que siempre amenazan con seguir avanzando hacia el interior. El ritmo de vida es excesivamente pausado y a ratos pareciera que no vive ni un alma en el sector, pero si hace calor, de seguro encontrarás a la mitad del poblado en alguna de las múltiples playas cercanas, porque si hay algo que aquí abunda,  son largas costas donde uno puede darse un chapuzón. 

Puerto Raúl Marín, como suelen abreviar el nombre del poblado, es el sitio ideal para recorrer a pie, porque todo está a la mano: bosque, playa, dunas y ríos. Lleva agua, algún snack, un par de zapatillas y sale a explorar la isla. Ya te contaremos con más profundidad de los senderos por el bosque siempre-verde, pero por ahora te adelantamos que todo el centro de la isla es un bosque de lumas, arrayanes, canelos, tepas y coigües, entre otras especies, hogar de cientos de aves. Si decides entrar ten cuidado, porque es fácil perderse y puedes pasar mucho rato buscando una salida. Prefiere los senderos habilitados.

La playa es el patio trasero del pueblo. Puedes caminar por horas (ojo eso sí con las mareas), acompañado de distintas aves, algunas marinas como el pato lile, el pato jergón, cormoranes, martín pescador o hualas,  de campo como las bandurrias y queltehues, y otras del bosque como chucaos y hued hued. Es un paseo de mucho relajo y silencio, que se puede hacer todas las veces que uno quiera, porque está ahí a sólo un par de metros del poblado.   

También puedes conocer más de cerca estos canales, fiordos y ríos en lancha o en kayak. Eso sí,  los cambios de marea y el viento son decisivos a la hora de embarcarse, así  que debes coordinar bien tus excursiones y ser flexible en caso de tener que hacer un cambio. 

A lo menos te recomendamos hacer un viaje hacia el grupo de islas Las Hermanas, islotes que son visibles a lo lejos desde la playa. Aquí se juntan unos mil  ejemplares de lobos marinos, donde se distinguen claramente los enormes machos rodeados por su harén de féminas y una que otra cría. La convivencia a primera vista parece de lo más pacífica, durmiendo a pata suelta entre las rocas y la brisa marina, pero de vez en cuando la paz se pierde, especialmente si otro macho se acerca al harén, lo que puede ocasionar feroces peleas.  

En la ruta de ida y de vuelta debes ir siempre atento al mar, ya que en esta zona abundan los delfines australes, conocidos en el sur de Chile como toninas. Es común verlos comiendo en grupos de tres a cinco ejemplares y, con un poco de suerte, a veces les gusta mostrar sus dotes de surfistas indiscutidos, jugando en la estela que dejan las embarcaciones, haciendo grandes saltos y piruetas. Con muchísima más suerte, de tanto en tanto, también se acercan ballenas azules al sector o es posible ver sus enormes chorros de agua en el horizonte. ¡Ten siempre tu cámara preparada para la acción!

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” de Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios de alojamiento, alimentación y guías, y compartir las opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí se presentan los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamiento
Restaurant

Articulos Relacionados

Sigue la ruta patrimonial de Rosselot desde el campo al mar

La Ruta Patrimonial entre La Junta y Raúl Marín Balmaceda ofrece maravillosos paisajes del río Palena, bosques siempre-verdes, arroyos, cascadas y campos de los antiguos colonos que llegaron a la zona. Recorre, toma fotografías, visita termas naturales y termina la aventura con tus pies en las playas de la Isla los Leones.

Leer +
Ve al encuentro del mar recorriendo el Sendero Chucao

Caminar por la orilla del mar. La arena en los pies. El viento en la cara. El ruido incesante de las olas. Respirar el olor del bosque. Sentir que estás lejos y que el momento no puede ser más perfecto. Si necesitas un poco de tiempo en silencio para disfrutar la naturaleza, en Puerto Raúl Marín Balmaceda es muy simple: camina el sendero Chucao y siente.

Leer +
Festines y travesías al lado del mar

Puerto Raúl Marín Balmaceda está emplazado en la desembocadura del río Palena. Para acceder hay que recorrer 73 km desde La Junta, pero también se puede llegar navegando. En la foto el descenso colectivo La Ruta del Palena, que se realiza todos los veranos.

Leer +