Explora los rincones y experiencias esperándote en Aysén

Explora los rincones y experiencias esperándote en Aysén
Información de Aysén

Explora las cinco zonas culturales presentadas en el sitio a través de más de 100 experiencias que te permitirán involucrarte en las costumbres y paisajes de Aysén, viajando sin apuros y sin gastar todo tu tiempo en buses, vehículos y transbordadores. Puedes explorar conociendo una parte de cada una de estas zonas, recorriendo sus grandes hitos y costumbres, o tal vez enfocarte en una sola zona cultural y conocer de manera profunda hasta sus últimos rincones y detalles. ¿Y por qué no? Tal vez explorar en profundidad todas y cada una de ellas, porque la invitación está abierta a que regresas las veces que quieras. ¡Y estamos seguros que volverás!

No te será fácil decidir por dónde comenzar o qué conocer  en Aysén, pero te damos un consejo: uno de los dichos más populares en la Patagonia dice “el que se apura pierde el tiempo”. Y, justamente, es así. Acá tendrás que cambiar la velocidad, porque la única manera para conocer las riquezas, los secretos, diferencias y las bellezas de Aysén, es siendo capaz de dejar el frenético ritmo de la vida moderna y descubrir que la magia de la Patagonia son sus detalles, tanto en su naturaleza, como en su cultura. 

Descubrir, por ejemplo, por qué la Región está desmembrada en tantas islas y sus montañas son tan difíciles de conquistar. Cuál es el mejor lugar para ver huemules, cóndores, ranas diminutas o ballenas gigantes. Por qué todo el mundo toma mate y cómo puedes ser parte del ritual, para conversar distendido con su gente, conociendo antiguas historias y saberes gauchos. Cómo fueron los indígenas que recorrían estas tierras mucho antes que los colonos, quiénes fueron esos colonos, qué papel jugó el Padre Antonio Ronchi, qué es un tropero, quiénes son los gauchos y cómo la cultura antigua se ha fundido con la modernidad, la tecnología y el profesionalismo. Conocer por qué aquí la comida sabe tan sabrosa, qué es esa tradición de comer calafate para regresar a estas tierras, o cuánto tiempo hay que esperar para disfrutar un asado al palo. Conversar con  la señora “Tati”, con Werner Bleicher, Luis Soto, María Griselda Nahuel y tantos otros, algunos hijos de pioneros, otros que llegaron mucho después o viajeros como tú que decidieron quedarse para siempre. Pequeños detalles y tesoros, que podrás conocer recorriendo cada una de estas zonas culturales. 

Te darás cuenta, haciendo varias de las experiencias relatadas en esta guía y/o escuchando relatos de su gente, que hay un antes y un después de la llegada de los caminos: Carretera Austral y rutas transversales. Y no estamos hablando de  siglos atrás, simplemente hace un par de décadas, un par de años o incluso de caminos que aún están en construcción. Antes, el movimiento dentro de cada zona y, peor aún, entre las diferentes zonas a lo largo de la Región, era difícil y lento. El transporte de animales, el comercio, ir en busca de un servicio médico, acceder a la escuela o hacer un trámite, podía significar caminar horas por precarias huellas, cabalgar días, tomar una embarcación  siempre sujeta a las condiciones climáticas, cruzar hacia Argentina para buscar servicios del otro lado de la frontera, o tomar una avioneta si tenías los recursos. 

Antiguamente no existía una infraestructura formal de alojamiento y alimentación para los viajeros, por lo tanto, la hospitalidad surgió como una necesidad de sus pobladores: Yo te ayudo, tú me ayudas. Te recibo en mi casa como uno más, pero tú me ayudas trayendo algún encargo, una carta de mi familia, o colaborando juntos en las labores del campo. Por eso la hospitalidad aquí se lleva en las venas, como parte de su propia historia.

La apertura de los caminos, con la Carretera Austral como eje central, lo cambió todo, incluyendo que ahora tú puedas recorrer la Patagonia de punta a punta, para internarte desde el mar a los valles y desde los valles a las montañas. La gente comenzó a desplazarse más fácil, pudieron tener acceso a servicios, llegó la modernidad, las comunicaciones y, hoy en día,  hay telefonía celular e internet en prácticamente todos los poblados de Aysén. Los ayseninos ya no son un grupo de pioneros aislados del mundo, sino gente orgullosa de sus raíces y tradiciones, que luchan incansablemente por sus derechos, por continuar creciendo en infraestructura, y por seguir mostrando al mundo el paraíso natural en el que viven. Es un sitio único y sus patagones lo saben, por eso ha habido un creciente interés de perfeccionarse en turismo, obtener sellos de calidad y guías profesionales certificados que se encuentran repartidos por toda la Región.

Esta es nuestra invitación: 

Cinco capítulos, cinco zonas culturales y más de 100 experiencias, que te permitirán involucrarte en las costumbres y paisajes de Aysén, viajando sin apuros y sin gastar todo tu tiempo en buses, vehículos y transbordadores. Puedes explorar conociendo una parte de cada una de estas zonas, recorriendo sus grandes hitos y costumbres, o tal vez enfocarte en una sola zona cultural y conocer de manera profunda hasta sus últimos rincones y detalles. ¿Y por qué no? Tal vez explorar en profundidad todas y cada una de ellas, porque la invitación está abierta a que regreses las veces que quieras. ¡Y estamos seguros de que volverás!

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.