Navega por los canales de Aysén siguiendo la Ruta Cordillera

Navega por los canales de Aysén siguiendo la Ruta Cordillera
Zona Fiordos - Canales

Esta ruta operada por Naviera Austral, navega por los desconocidos canales de Aysén. Un territorio desmembrado, lleno de maravillas naturales e historias de valientes familias que poblaron pequeñas islas y caletas.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Navegación por los fiordos y canales de Aysén en la llamada Ruta Cordillera: Quellón - Melinka - Raúl Marín Balmaceda - Santo Domingo- Melimoyu – Pto. Gala- Pto. Cisnes – Pto. Gaviota (Caleta Amparo) – Pto. Aguirre – Pto. Chacabuco.

    Lugar de inicio: Quellón.

    Lugar de término: Puerto Chacabuco.

    Distancia del recorrido: 520 km aprox.

    Duración de la actividad: 2 dias, 1 noche como mínimo. (Puedes comprar por tramos en distintas fechas y quedarte más días en las localidades que escojas). 

    Estacionalidad: Todo el año, consultar salidas de barcazas. 

    Consideraciones especiales: Las barcazas son transbordadores en los que podrás subir tu auto para recorrer la Carretera Austral, pero sólo hay puerto habilitado para desembarcar vehículos en Melinka, Puerto Cisnes y Puerto Chacabuco, en los demás lugares pueden descender y subir personas y bicicletas. Las embarcaciones poseen butacas  y asientos en cubierta. A bordo se ofrecen colaciones sencillas. Si tienes requerimientos específicos de alimentación, te recomendamos que lleves contigo la tuya. Los itinerarios siempre están sujetos a las condiciones climáticas y mareas, así es que puede haber retrasos. 

    Reservas: Debes comprar con tiempo tu pasaje. Contacta a Naviera Austral: contacto@navieraustral.cl, www.navieraustral.cl. Oficinas:

      • Quellón:  Pedro Montt 457, Quellón. Contacto:  65 2682207;  2682505;  2682506
      • Puerto Montt:  Angelmó 1673, Puerto Montt. Contacto:  65 2270430;  2270431;  2270432 
      • Melinka:  Av. Costanera s/n, Melinka. Contacto:  67 2431510
      • Puerto Cisnes:  Arturo Prat 07, Puerto Cisnes. Contacto:  67 2346558;  9 84482837
      • Puerto Aguirre:  Balmaceda 350, Puerto Aguirre. Contacto:  67 2361357
      • Puerto Chacabuco:  Terminal de Transbordadores s/n, Puerto Chacabuco. Contacto:  67 2351493 
      • Coyhaique:  Paseo Horn 40, Oficina 101, Coyhaique. Contacto: 67 2210727

Como si se tratara de un trozo de queque que acabas de cortar sobre la mesa y que comienza a desmenuzarse en trozos y migas de diversos tamaños, Aysén se desmiembra en muchos puntos de su geografía, formando fiordos, archipiélagos y cientos de islas que dan vida a un paisaje sin igual, de belleza única, habitado por colonos y familias de esforzados pescadores.   

El recorrido te dará la oportunidad de llegar a puntos tan remotos, que muchas veces ni los mismos habitantes de Aysén conocen. Te aseguramos que cada tramo te encantará con sus maravillas naturales, y a bordo podrás ir conociendo gente que, como tú, recorre distintos trayectos de la ruta: familias, mochileros, pescadores artesanales, habitantes de las islas y visitantes de otras partes del mundo.

La Ruta Cordillera es una travesía que desde hace mucho tiempo desarrollaba la barcaza Alejandrina, pasando por todos los puertos de la región. Actualmente, esta ruta la realizan barcazas más modernas, que transportan automóviles, camiones, personas y mercaderías entre las localidades costeras, con algunas comodidades para los pasajeros que incluyen butacas (reserva con anticipación tu cupo) y una pequeña cafetería. Puedes tomar la ruta completa desde Quellón hasta Puerto Chacabuco o elegir los segmentos que quieres, basado en tus propios planes.

La ruta parte en Quellón, al sur de la Isla Grande de Chiloé. 

El recorrido hasta Melinka puede ser agitado, ya que se debe cruzar el golfo Corcovado que, como su nombre lo indica, puede mover un tanto la barcaza. De hecho, si sueles marearte en barcos o buses, es del todo recomendable que compres antes en una farmacia alguna medicina  para prevenir el mareo. Si el golfo está calmo, tendrás la oportunidad de ver en este tramo aves del litoral, quizás  algunas toninas y recorrer el ambiente en el que se desplaza la ballena azul. 

Melinka es la primera parada. En esta pintoresca caleta artesanal, puedes realizar distintas actividades, como conocer la cultura pesquera, ver el trabajo de los carpinteros de ribera que construyen embarcaciones y realizar diferentes caminatas por la isla, con buenos puntos de observación de flora y fauna. 

El siguiente tramo va desde Melinka hasta Puerto Raúl Marín Balmaceda, navegando por el canal Moraleda. Raúl Marín Balmaceda es un pequeño poblado de calles de arena, rodeado de una selva exuberante y agua salada y dulce. Por un lado tiene la desembocadura del río Palena y por otro, los fiordos y canales. Acá tienes distintas excursiones, como el sendero Chucao, navegación  para avistar fauna marina en kayak o en lancha, o simplemente caminar por sus eternas playas. ¡Los paisajes son alucinantes!

La navegación sigue hacia Santo Domingo y Melimoyu a través del canal Refugio. Melimoyu es un pequeño poblado, el último proyecto de colonización del siglo XX impulsado por la dictadura militar y cuyos habitantes fueron olvidados por mucho tiempo. En el sector se encuentra el Volcán Melimoyu, la Reserva Natural Melimoyu y el Instituto de Investigación de Ecosistemas de Melimoyu (MERI), cuya principal misión es conservar el hábitat patagónico autóctono, a través de ecoturismo e investigación científica.

La próxima parada es Puerto Gala, localidad que junto a Puerto Gaviota (este último en el Parque Nacional Isla Magdalena), nació por el auge de la merluza austral en los años 80, como un asentamiento temporal de trabajadores. De hecho las primeras casas fueron de plástico y de a poco se fueron constituyendo como precarias villas y luego como poblados oficiales. La isla está cerca de varios importantes sitios arqueológicos de los chonos que rápidamente se han convertido en un área de interés para los científicos,  que buscan aprender más acerca de este misterioso pueblo canoero nómada.

El recorrido continúa hacia Puerto Cisnes, pasando por el canal Jacaf para ingresar al tranquilo canal Puyuhuapi. Buena gastronomía, una fiesta costumbrista imperdible y excursiones en kayak, son parte de lo que puedes hacer en esta hermosa ciudad. Además Puerto Cisnes es un buen punto si quieres comenzar tu aventura terrestre.

El siguiente tramo va desde Puerto Cisnes a Puerto Gaviota a través del hermoso canal Puyuhuapi. Puerto Gaviota está ubicado en el Parque Nacional Isla Magdalena y desde el poblado puedes hacer distintas caminatas y excursiones embarcado para ver fauna marina, además de conocer la vida del pescador artesanal. 

El tramo de Puerto Gaviota a Puerto Aguirre es a través del canal Moraleda, pasando por las islas Huichas en las que hay tres localidades: Puerto Aguirre, Caleta Andrade y Estero Copa donde puedes conocer la vida del pescador artesanal y su cultura, así como actividades de senderismo. Y para finalizar la ruta, el último tramo va desde Puerto Aguirre a Puerto Chacabuco, el principal puerto de la región, ingresando al fiordo Aysén. 

Notas

  • Nota 1

    El libro “Los Nómades del Mar” escrito por el antropólogo francés Joseph Emperaire es una verdadera joya sobre el pueblo Kawésqar. Se trasladó al sector del actual Puerto Edén, aprendió su idioma y convivió con ellos 22 meses. “Este libro es el resultado de dos años de presencia y de vida cotidiana con una minoría humana, aislada, miserable, y condenada, a la que pronto nos unieron vínculos afectivos, durables y profundos. Nos proponemos exponer de la manera más objetiva posible la vida de ese grupo, buscando al hombre total y no sólo algunos de sus aspectos exóticos y pintorescos, los únicos que es posible conocer desde fuera. No tenemos otras referencias de objetividad que las que se traducen en contar sin retórica lo que hemos observado, sin prejuicios ni sistemas preconcebidos  para estudiar a los canoeros”, escribe en su libro. En 190 páginas explica teorías del porqué disminuyeron tan drásticamente las poblaciones, cuenta anécdotas, detalla aspectos físicos y de salud, explora relaciones humanas, costumbres, estilos de trabajo, religiosidad, entre muchos otros aspectos. El libro se puede descargar en forma gratuita desde www.comunidad.serindigena.org/archivosdigitales/libros/nomades_mar.pdf.

     

  • Nota 2

    La razón de nacer de Puerto Gaviota fue la pesca. Ésta sigue siendo su razón de permanecer. Nada mejor entonces para comprender la vida de un pescador que ser “pescador por un día”. A fin de prepararte para esta entretenida experiencia, proponemos familiarizarte con la rutina de la pesca vertical de la merluza austral:

    1. Preparar las carnadas: el día previo a la salida, cuando ya se confirma la jornada de pesca, ¡inicia tu conversión! Prepara tus dedos para que ágilmente logres ensartar la carnada en los anzuelos. Este tedioso proceso será amenizado con buenos mates y las aventuras contadas por tu maestro pescador.

    2. Levantarse temprano y tomar un buen desayuno: para encontrar y ubicarse en el mejor caladero, no hay que perder tiempo. Levántate muy temprano y toma un completo desayuno mientras amanece en los canales.

    3. Zarpar: en el punto acordado con tu maestro pescador, y a la hora convenida, se juntarán para iniciar el día de pesca. Sé puntual, ya que ¡al mar no le gustan los atrasos! Ayuda a soltar las amarras y déjate llevar.

    4. Buscar el lugar perfecto: la ubicación privilegiada de Puerto Gaviota está dada en particular por su cercanía con los mejores caladeros de merluza de toda la región. No será necesario viajar grandes distancias para llegar a un lugar óptimo, elegido por tu instructor pescador. Disfruta la travesía y el aire fresco de la mañana.

    5. Calar: Equipados con los espineles encarnados, buena ropa y alegría, llegas al área elegida por tu maestro pescador a quien ayudarás a colocar la boya de la cual cuelgan los espineles preparados el día anterior. Tal vez te deje elegir el color de la bandera que identificará “tus” espineles.

    6. Esperar: Mientras los peces se deciden  a morder el anzuelo, pueden retirarse del lugar y buscar una playa donde preparar una colación reponedora y preparadora para el momento más intenso del día, que aún te espera. Si bien el regreso al pueblo es una opción, te recomendamos aprovechar tu presencia en este hermoso entorno para conocer algún seno silencioso donde observar, por ejemplo, al Martín Pescador (Alcedo atthis). Este pájaro despeinado saca su presa del agua, al igual que tú, aunque por su pequeño tamaño, preferirá aquel pez pequeño que quepa en su largo pico. ¡Contempla sus hermosos colores y su estrategia de pesca!

    7. Recoger: Pasadas varias horas, volverán al caladero donde procederán a levantar los espineles. No te recomendamos participar en esta etapa ya que presenta importantes riesgos para quienes no están debidamente preparados. Motor apagado, tu maestro pescador te mostrará cómo recoger los espineles y desenganchar cada merluza, en un ritual a bordo que consiste en desprender el anzuelo, limpiarlo y tirar al mar los restos de carnada, para alimentar a las futuras presas. El botín es luego almacenado en unas cajas de frío y traído a puerto.

    8. El regreso a casa: tras este hermoso día compartiendo con tu valiente maestro pescador, regresarás a Puerto Gaviota a preparar tu propia merluza, transformado tras esta inolvidable experiencia.

    No vayas solo, y no te aventures cuando las condiciones de clima no lo permitan: los canales del Pacífico pueden convertirse rápidamente en canales bélicos.

  • Nota 3

     El ambiente de estuario de Puerto Raúl Marín es un buen hábitat para el puye (Galaxias maculatus).  De interesante valor comercial, es usualmente extraído mediante redes que uno o más pescadores tiran al agua en forma de trampa. Apetecido por los finos paladares del mundo entero, este pez sin escamas es un pésimo nadador, presa fácil de las truchas que esperan su regreso al río. Para protegerse, su piel casi transparente le permite mimetizarse con su entorno. En la primavera e inicio del verano, puedes sumarte a una faena de pesca del puye con habitantes de la localidad. Con ellos puedes aprender la técnica de pesca con malla puyera en la desembocadura del río Palena, o vivir una experiencia mayor, dejándote transportar a otro espacio costero, acampando y pescando al amanecer.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Islas Huichas, donde abunda el cariño y la buena mesa

.En las islas Huichas viven unas 1.800 personas repartidas entre los poblados de Puerto Aguirre, Estero Copa y Caleta Andrade. Un lugar de gente amable, calles empinadas y un entorno privilegiado de bosques en medio de los fiordos de Aysén. Ideal para pasar un fin de semana degustando productos gourmet del mar.

Leer +
Encuentra un tesoro escondido, Raúl Marín Balmaceda

.Puerto Raúl Marín Balmaceda es un pequeño poblado emplazado en la desembocadura del río Palena, que poco a poco empieza a salir del anonimato para mostrar sus encantos, que incluyen bosques, dunas, mar y abundante fauna marina. Haz un recorrido a pie para ver sus bellezas naturales o toma una excursión por sus canales para ver delfines, lobos marinos y aves.

Leer +
En busca de la reina de los mares

El tempestuoso mar del Golfo Corcovado es conocido como el área con mayor índice de avistamiento de ballenas azules en todo el hemisferio sur. No es fácil verlas, pero tampoco es imposible. Desde Melinka y desde la lujosa y desconocida Isla Jéchica, salen excursiones que intentan el milagro. ¿Te animas?

Leer +
Encuentra un hermoso archipiélago de emociones en Puerto Gala

Aún conocido como Isla Toto, Puerto Gala es en realidad un conjunto de islas ubicado en el canal Jacaf, a orillas del canal Moraleda. Estas islas y todo el entorno están llenos de sorpresas, que sin duda encantarán tu espíritu explorador.

Leer +
Un viaje a Puerto Gaviota, el pueblo de los nómades

Al igual que Gala, el poblado de Puerto Gaviota nació como un campamento de paso, para pescadores que iban tras la merluza austral. Fundado como pueblo formal en 1999, hoy sigue viviendo de la pesca, pero también ha abierto sus puertas al turismo, con una buena oferta de atractivos, como fauna marina o vivir la experiencia de convertirse en un pescador artesanal por un día.

Leer +