Un amor por la naturaleza y la innovación gourmet, Entre Hielos en Tortel

Un amor por la naturaleza y la innovación gourmet, Entre Hielos en Tortel
Zona Baker - O'Higgins

María Paz Hargreaves y Noel Vidal, son los dueños del lodge Entre Hielos. Abrieron el 2008, creando el mejor lugar de Caleta Tortel en cuanto a comodidades y diseño. Uno de sus desafíos es enseñarle a sus huéspedes a cuidar este poblado, que para María Paz es único en el mundo.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Gastronomía. Preparación de unos de los platos típicos del hotel Entre Hielos, en Tortel.

    Lugar de inicio: El mercado o supermercado para comprar los ingredientes.

    Lugar de término: La mesa o el lugar donde lleves tu cocaví.

    Duración de la actividad: Depende de la habilidad del cocinero, pero en un par de horas deberías estar listo para disfrutar. 

    Estacionalidad: Todo el año.

    Consideraciones especiales: ¡Lleva un gran apetito!

    Reservas: No requiere.

Desde el mirador del cerro La Bandera, viendo el delta del río Baker, los fiordos y ese entorno infinito de islas, bosques siempreverdes y montañas abruptas, tratamos de imaginar cómo era este mundo antes de la llegada de los primeros pobladores que se asentaron en la zona. Estos territorios eran frecuentados por los kawéskar, pueblo nómade canoero casi extinto, que habitó y recorrió los sectores costeros de la Patagonia occidental, desde el Golfo de Penas hasta el Estrecho de Magallanes y algunos sectores de Tierra del Fuego. Tratamos de imaginar sus vidas arriba de sus canoas, viviendo semi desnudos, dando caza a aves y mamíferos marinos, o lanzándose al gélido mar para bucear y recolectar mariscos. Era una vida de subsistencia, en un mundo dominado 100% por la naturaleza y sus inclemencias.

Tomamos este trekking a sugerencia de María Paz Hargreaves y Noel Vidal, dueños del Lodge Entre Hielos (www.entrehielostortel.cl), que nos invitaron a cenar junto con sus huéspedes en la tarde. Noel es nacido y criado en Tortel, hijo de una de las primeras familias que llegaron a la zona en los años 50. María Paz llegó a este maravilloso lugar después de terminar su carrera en la universidad. Es arquitecto y vino a Aysén, como parte del programa Servicio País de la Fundación Nacional para la Superación de la Pobreza, que ha tenido presencia en cada zona cultural de Aysén desde 1995. Comenzó a viajar por la región durante su tiempo libre y fue así, como en uno de sus viajes, se enamoró de Caleta Tortel, en 1998. Y también nació el amor entre Noel y ella. Con tanto amor, era inevitable que ella migrara hacia este pequeño pueblo, colgado de los bosques sobre el mar. Así, en el año 2000 dejó la vida de la ciudad para conectarse con una  más feliz y natural. “Es un lugar especial, que no existe en otro lado del mundo, porque está concebido en torno y como respuesta a la naturaleza. Se formó desde seres humanos que no tenían máquinas, ni cosas para hacer grandes cambios. Usaron sus recursos, que eran mínimos como las hachas, cortando un árbol, haciendo tablas y generaron una urbanización que es respetuosa con el lugar. Nosotros vivimos en un lugar donde la naturaleza y la infraestructura van relacionados. Acá está todo pensado para la lluvia, para que escurra el agua, para que la naturaleza siga entremedio como siempre. Las pasarelas fueron una respuesta para poder instalarse en un lugar donde no se podía hacer caminos o tirar un poco de cemento”.

En 2008 abrieron este lodge, que es una joyita en este lugar en cuanto a comodidades y diseño. Es una casa que ya existía y que María Paz y Noel le hicieron un agregado, en su propio estilo arquitectónico. Son seis habitaciones con grandes ventanales donde uno ve la nutrida vegetación del lugar, un living central, un pequeño comedor con cocina a la vista, una biblioteca para huéspedes y decenas de pequeños detalles que lo hacen sumamente acogedor.

“Uno de nuestros grandes desafíos es hacer entender a los visitantes que Tortel es muy distinto a otros lugares. Es un lugar muy democrático, por decirlo así, porque aquí son todos iguales. Tengas plata o no, tienes que bajarte de tu auto, salir a la lluvia, al viento, a las pasarelas sin señalización, a las escaleras. Eso descoloca mucho a la gente. Es muy importante entregarles información previa, para que se puedan adaptar a esta realidad nueva y enseñarles que acá no llegan todas las comodidades que ellos acostumbran tener, o que los servicios básicos como el agua y la luz son limitados. Nosotros como lodge tratamos de enseñar temas como la basura, por ejemplo, no tenemos oferta de aguas o bebidas gaseosas embotelladas y le explicamos a nuestros pasajeros que queremos reducir al máximo la basura” nos explica.

Uno de los puntos más fuertes del lodge es su gastronomía, pensada para un máximo de 12 clientes a la vez. Todas las temporadas llevan un chef, que deleita a los visitantes con platos gourmet a la hora de la cena, usando ingredientes de la zona. Acompañamos toda la tarde a Tomás Roa en la cocina, el talentoso chef de esta temporada, mientras prepara una entrada, plato fuerte y postre, usando productos como centolla de Puerto Edén, salmón salvaje pescado en el Baker, papas chilotas y frutos como grosella, calafate y cauchado de luma, recolectados en la zona. En forma muy meticulosa y con calma, va preparando y decorando cada platillo, hornea el pan y se da el tiempo para contarnos con detalle cada receta.

Como todas las noches, los viajeros empiezan a sentarse y los platos comienzan a salir para dar inicio a un nuevo banquete al estilo “Entre Hielos”, donde los detalles y el buen gusto, siempre son protagonistas.

Notas

  • Nota 1

    El libro “Los Nómades del Mar” escrito por el antropólogo francés Joseph Emperaire es una verdadera joya sobre el pueblo Kawésqar. Se trasladó al sector del actual Puerto Edén, aprendió su idioma y convivió con ellos 22 meses. “Este libro es el resultado de dos años de presencia y de vida cotidiana con una minoría humana, aislada, miserable, y condenada, a la que pronto nos unieron vínculos afectivos, durables y profundos. Nos proponemos exponer de la manera más objetiva posible la vida de ese grupo, buscando al hombre total y no sólo algunos de sus aspectos exóticos y pintorescos, los únicos que es posible conocer desde fuera. No tenemos otras referencias de objetividad que las que se traducen en contar sin retórica lo que hemos observado, sin prejuicios ni sistemas preconcebidos  para estudiar a los canoeros”, escribe en su libro. En 190 páginas explica teorías del porqué disminuyeron tan drásticamente las poblaciones, cuenta anécdotas, detalla aspectos físicos y de salud, explora relaciones humanas, costumbres, estilos de trabajo, religiosidad, entre muchos otros aspectos. El libro se puede descargar en forma gratuita desde www.comunidad.serindigena.org/archivosdigitales/libros/nomades_mar.pdf.

     

  • Nota 2

    Los ecosistemas marinos del sur de Chile, en este caso el golfo Corcovado destacan por su sobresaliente biodiversidad gracias a una relativa abundancia en nutrientes para muchas especies de peces, aves, mamíferos marinos y flora marina. Destacando como temas emblemáticos la presencia de corales de agua fría y Ballenas azules (Balaenoptera musculus). Dada su importancia esta zona ha visto numerosos esfuerzos científicos y comunitarios para asegurar su conservación, haciendo particular hincapié, en la integración de estrategias que cuenten con la participación de actores locales gracias a un respaldo de información ecosistémica y socioeconómica de la zona. Iniciativas como los proyectos de identificación acústica de cetáceos que han permitido definir el denominado “canto chileno” entre las especies estudiadas (Buchan et al, 2014); la ubicación acústica de fauna emblemática del CIEP o de monitoreo acústico de ballenas azules del golfo Corcovado, que lidera Fundación MERI, buscan proporcionar información relevante para la conservación de esta emblemática especie, además de generar importantes impactos en el turismo y la ciencia.

     

  • Nota 3

    El legado del Padre Antonio Ronchi: Una de las figuras más presentes en la construcción de todos los pueblos de Aysén es sin lugar a dudas el Padre Antonio Ronchi. En el litoral, su rostro, su sotana y su voz son recordados por todos quienes tuvieron  la suerte de conocerlo. Uno quiera o no, él fue quien unó todas las fuerzas positivas de estos tiempos para crear, en específico, los pueblos de Puerto Gaviota y Puerto Gala. Era un consagrado  poco común, investido de la misión de dignificar a todos los habitantes de cada rincón de su territorio misionero, Aysén, el que recorría incansablemente. Celebraba misas, y negociaba con cada uno- a nombre de la Divina Providencia- para la construcción de una iglesia, una escuela o cualquier obra que beneficiara a la comunidad. Podía hablar horas sin parar, defendiendo la causa de cada pueblo, buscando apoyo desde el Vaticano hasta el último vecino. No tuvo sólo adeptos, ya que sus métodos no hacían consenso entre sus pares, o por quienes eran los destinatarios de sus esfuerzos. Pero, era particularmente obstinado, y luchó sin parar.  Sus argumentos,  declaraciones y reivindicaciones eran compartidos a tal punto, que nadie se atrevía a interrumpirlo y finalmente todos terminaban cediendo.

    La llegada del Padre Ronchi a la Región de Aysén se remonta al año 1960, pero es a partir de 1972 que inicia su gran obra comunitaria por toda la región.  Buscaba en especial crear comunidades, y lograba gran parte de su anhelo consiguiéndose turbinas, alambres, aserraderos y cuantos otros insumos para levantar radios, iglesias, escuelas, entre otros. Ganó muchas batallas, en especial en el litoral de Aysén en las zonas más apartadas del país, donde logró transformar espacios de hombres pescadores nómadas en comunidades unidas donde muchas familias pudieron asentarse. La voz y las historias del Padre Antonio Ronchi aún se pueden escuchar entre quienes lo conocieron. Muchos quisiéramos haber tenido la suerte de acompañarlo un poco, y ser tocados por su infinita fuerza interior. Lamentablemente, la vida no le alcanzó para “tantas cosas que hacer” y Padre Ronchi se apagó en 1997. En la actualidad, su legado se puede admirar en la simple existencia de los pueblos de Puerto Gaviota y Puerto Gala, en estas iglesias y escuelas que allí construyó sin la aprobación de ninguna autoridad, pero con la participación y el orgullo de cada uno de los miembros de estas comunidades de pescadores artesanales.

  • Nota 4

    Por la latitud en la que se encuentra Aysén, siempre habrán fuertes vientos viniendo del oeste. Estos vientos forman parte de un sistema mayor conocido en navegación como the Roaring Forties, o los Cuarenta Rugientes. Su característica es que son corrientes de aires en dirección este-oeste, producidas entre las latitudes 40º y 50º, y que son muy buenas para la navegación rápida en la zona austral del planeta. Fueron descubiertas en el siglo  XVII.  

    ¿Sabías que el Ciruelillo (Embothrium coccineum) o Notro es un arbusto que tiene la capacidad de adaptarse a ambientes inhóspitos, capturando fósforos y nutrientes desde lugares donde otras plantas no pueden? Para la comunidad científica, este descubrimiento es super importante, ya que el notro podría ser la llave para recuperar los suelos erosionados de Aysén. Otro árbol que también tiene esta propiedad para recuperar suelos erosionados el abedul, especie introducida en la Patagonia, y que verás muy presente en la ciudad de Coyhaique.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” de Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios de alojamiento, alimentación y guías, y compartir las opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí se presentan los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamiento
Restaurant

Articulos Relacionados

Juega a "orientarte" en las pasarelas y escaleras de Caleta Tortel

Formar este poblado fue sinónimo de ingenio, para doblarle la mano al desafiante relieve junto a la desembocadura del río Baker y el fiordo Tortel. ¿El resultado? Un urbanismo único de pasarelas y escaleras, entre su exuberante naturaleza. Camina todo lo que sea necesario sobre estos singulares caminos elevados, para entender la rica y marcada identidad de Caleta Tortel.

Leer +
Recetas de antaño en Tortel, la caleta de la madera

Aunque Tortel lleva el nombre de caleta, no tuvo, ni tiene, una vocación pesquera. Lo que identifica a Caleta Tortel es la madera, que fue la razón por la cual se formó y la actividad que sigue primando. Valeria Landeros conoció este oficio desde pequeña, hasta que armó su residencial Brisas del Sur, donde ha encantado hasta príncipes con su comida casera.

Leer +