Consejos para caminatas en Patagonia

Consejos para caminatas en Patagonia
Información de Aysén

En este artículo ofrecemos algunas recomendaciones y sugerencias para caminar seguro y de manera entretenida en áreas montañosas y bosques de la Patagonia.

Cuesta dimensionar que el 50% de la superficie de una región tan inmensa se encuentre dentro del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas. Aquí existen 5 Parques Nacionales, 11 Reservas Nacionales y dos Monumentos Naturales, que totalizan más de 5.200.000 ha protegidas por el Estado. No faltan  opciones para caminatas, trekking y incluso, montañismo, pero, antes de salir, te sugerimos planificar y prepararte para gestionar los riesgos de la actividad. Todas las actividades de turismo de aventura que se desarrollan en la naturaleza y más todavía en lugares remotos poseen riesgos que, en general, se materializan en cambios inesperados de los itinerarios de viaje o de las rutas de expedición. También existen riesgos que pueden llevar a accidentes con consecuencias graves. Por lo tanto, es importante por tu seguridad que comprendas y aceptes que el manejo de los riesgos es tu responsabilidad.  

En primer lugar, debes considerar los “peligros” de la actividad y del medio ambiente.  Los peligros son las condiciones del entorno y las circunstancias que aumentan la posibilidad de daño a las personas. Existen los peligros objetivos y los peligros subjetivos: los  objetivos son propios de la naturaleza, por ejemplo, el hielo sobre el camino. Los  subjetivos provienen de nuestras acciones,  como por ejemplo, conducir un vehículo a exceso de velocidad sobre este mismo camino con hielo.  
Los peligros objetivos relacionados con caminatas en áreas montañosas o bosques incluyen quebradas, barrancos, acantilados, nieve o hielo, avalanchas, derrumbes, rocas sueltas, troncos podridos, hoyos, mallines, superficies resbalosas, condiciones climáticas y ríos.  Los peligros subjetivos incluyen inexperiencia, un estado físico no adecuado, un sentido de equilibrio no adecuado, cansancio o enfermedad, falta de conocimiento, equipamiento inadecuado, o un mal intento de cruzar un río.

Identificación y análisis es el segundo aspecto de la preparación. Cuando te adentras por los bosques y las montañas, se mezclan los peligros objetivos  del entorno con los peligros subjetivos  que tú y tu equipo agregan. Esta combinación incrementa el riesgo o la probabilidad de un evento que puede dañar a las personas, los equipos o el entorno. Cuando camines por la Patagonia, los riesgos que corres pueden ser la posibilidad  de perderse, de caer de altura, de ser impactado por un objeto que cae, de pernoctar afuera o de ser arrastrado por el agua. Tal vez puedas pensar en otros más. 
La tercera dimensión considera las posibles consecuencias asociadas a estos riesgos que pudiste identificar.  Entre ellas se encuentran los daños o pérdidas del equipo, daños a las  personas en forma de lesiones,  heridas graves e incluso consecuencias fatales, retrasos, cambios o fin anticipado del viaje, y la posibilidad de ahogarse. No es muy divertido pensar en estos aspectos cuando planeas tus vacaciones, pero es necesario. 
La buena noticia es que ¡los riesgos se pueden anticipar y manejar! Una vez que identificaste los peligros, riesgos y eventuales consecuencias, puedes identificar medidas que permiten minimizar la probabilidad de ocurrencia. Existe una multitud de medidas simples para planificar, prevenir y manejar los riesgos asociados con caminatas en estas áreas. Presentamos una lista de ellas  para ayudarte a preparar tu propia estrategia:

  • Camina despacio, sin apurarte planificando las distancias de recorrido y las rutas considerando tiempo suficiente para parar y descansar
  • Examina los troncos antes de pisarlos, y asegúrate que sean firmes y no resbalosos
  • Utiliza los senderos cuando existen, y fíjate bien en la señalética
  • No entres a bosques en condiciones de viento.  40 km/h es el umbral sugerido
  • Utiliza un GPS desde donde dejas tu vehiculo y marca el punto.
  • No cruces ríos a pie si no tienes experiencia, si estás sólo o si no te encuentras junto a un guía con experiencia
  • Lleva un mapa del área, preferentemente uno  topográfico que te permita visualizar las elevaciones de terreno.  

Una de las opciones posibles es traspasar la responsabilidad a un experto. Piensa en la contratación de un guía profesional o un servicio de apoyo: se podrán encargar de las cargas logísticas, del manejo de riesgos y mejorar el disfrute de tu paseo. Usualmente, tienen experiencia en las áreas que recorrerás y pueden entregar información complementaria sobre el entorno y su historia, además de sus habilidades técnicas. 
Debes tener  conocimiento suficiente  y un equipo adaptado al entorno donde realices la actividad. Por ejemplo, si optas por una actividad en área remota por varios días, uno de los miembros del equipo debe tener conocimiento del pronóstico del tiempo. No importa si tu actividad es por el día o por varios días, asegúrate tener siempre ropa adecuada para condiciones  de tiempo muy cambiantes que caracterizan la Patagonia. Lleva equipamiento útil para las actividades, incluyendo un GPS, comida, botiquines y equipo de sobrevivencia.

Algunas recomendaciones para disfrutar con tus hijos: 

  • Con niños, es muy importante descansar en intervalos frecuentes. 
  • Si vas con niños entre 2 y 4 años, necesitas descansar cada 10 o 15 minutos y no realizar un recorrido de más de 3 kilómetros. 
  • Si vas con niños entre 5 y 7 años, planifica recorridos de no más de 5 a 7 kilómetros, y considera descansar cada 30 a 45 minutos. 
  • Con niños entre 8 y 10 años de edad, no camines por más de 13 kilómetros por día, por lo menos con un descanso cada una hora.
  • Los niños deben vestirse con la capa de abrigo (segunda capa) antes que los adultos, ya que pierden el calor corporal más rápido. El gorro de lana es fundamental para los niños, pues el 20% del calor del cuerpo se pierde a través de la cabeza.
  • Finalmente, recuerda que si los niños van a cargar una mochila, su peso no debe exceder el 20% de su propio peso.

Notas

  • Nota 1

    Cuando estás caminando en el glaciar Exploradores, es posible que encuentres un dragón. ¡Si!, un dragón de la Patagonia, el rey de los hielos y glaciares. El dragón patagónico (Andiperla willinki) es un pequeño insecto plecóptero de la familia Gripopterygidae que vive exclusivamente sobre el hielo en Campos de Hielo Norte, Sur y cordillera de Darwin (Vera et al. 2012). Su hábitat no lo comparte con otros insectos ni vertebrados (Kohshima, 1985). Mide aproximadamente 15 mm y se alimenta de bacterias que viven en el hielo, depositadas por el viento, también de microalgas en las fases larvarias y de desechos orgánicos de ambientes naturales. Para evitar la congelación, su cuerpo tiene un anticongelante natural a base de glicerol (similar al que se usa en los sistemas de refrigeración de automóviles), que evita que pueda morir congelado. Fue descrito por primera vez en 1956 por el biólogo francés Aubert Willink, basado en una muestra obtenida en el glaciar Upsala, en la provincia de Santa Cruz, Argentina. La precisión de su rango de distribución ha sido confusa, ya que desde la descripción de Willink hubo un intervalo de más de 20 años, donde no se incorporaron nuevos antecedentes distribucionales. Sin embargo, se considera como una especie nativa de Chile encontrándose en las regiones de Aysén y Magallanes (Ministerio del Medio Ambiente Chile, 2014). Este pequeño pero increíble insecto ha sido objeto de numerosos reportajes y documentales en la web, realizados por investigadores y expedicionarios extranjeros en relación a los glaciares del sur de Chile. Las principales amenazas actuales y potenciales para su conservación son: la explotación de glaciares, la destrucción a causa del cambio climático global, la captura por coleccionistas y la intervención humana en sus hábitats. Se hace necesario poner en valor los estudios sistematizados en las regiones de hielos patagónicos, que nos pueden conducir al entendimiento de la evolución de tan particular biota única en el mundo.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Articulos Relacionados

Trekking hacia las torres y hielos de Cerro Castillo

Cerro Castillo se ha convertido en la montaña insigne de la Región de Aysén gracias a su belleza y particular forma. En torno a su imponente figura podrás hacer un trekking de cuatro días, que poco a poco empieza a tomar fuerza como uno de los más apetecidos de la Patagonia. ¡No te lo pierdas!

Leer +