Consejos para un viaje seguro

Consejos para un viaje seguro
Información de Aysén

La Patagonia es hermosa y única, pero también puede ser desafiante. Puedes ver estas características como un problema o bien como una oportunidad exclusiva de estar cara a cara con la naturaleza salvaje de estas tierras, donde los paisajes están escasamente intervenidos por el hombre. Aquí podrás aprender los desafíos diarios que enfrenta su gente al vivir en una tierra extrema y, de paso, llevarte algunos trucos útiles de autosuficiencia contigo.

Encontrarás un clima complejo, con cambios constantes y repentinos ¡Puedes vivir las cuatro estaciones del año en un solo día! El nivel de desarrollo e infraestructura en esta área está catalogado como básico, tanto en la ruta como en los pueblos, por lo tanto prepárate para recorrer un lugar donde los caminos pueden estar en mal estado, hay pocos estaciones  para abastecerse de combustible, los centros de asistencia médica son escasos y las comunicaciones (telefonía e internet) solamente están disponibles en los poblados y no en la ruta a ellos. 

El primer consejo que debes anotar en tu mente, es que todos los viajes que se realizan en zonas agrestes y aisladas, requieren de una actitud positiva frente a lo imprevisto y una gran capacidad de adaptación e improvisación. No queremos asustarte, pero tampoco queremos que minimices los peligros, riesgos y accidentes a los que puedes estar expuesto en la Patagonia. Siempre existirán  condiciones extremas que son propias de la naturaleza, como por ejemplo una ráfaga fuerte de viento o hielo sobre el camino, pero depende de ti, tus conocimientos y tus acciones, si esos peligros se convierten en riesgos o accidentes. Y para eso debes informarte bien y tener un plan de prevención y manejo. Es decir…

¡El éxito de una salida se prepara en casa!

Tener conocimientos de cómo es el terreno, distancias, condiciones meteorológicas, entre otros,  te permitirá elegir el equipo adecuado (qué carpa llevar, qué tipo de vehículo usar, qué debe contener tu kit de seguridad, etc.), la vestimenta adecuada para tu excursión y la comida que debes portar. Además de informarte, te aconsejamos desarrollar un protocolo para obtener asistencia profesional en caso de accidentes graves, incluyendo seguros y mecanismos de comunicación, socorrismo, evacuación, atención médica y repatriación, si fuese necesario. Tampoco olvides compartir tu plan de viaje con amigos y autoridades, detallando tu fecha de entrada y salida.

Prepárate para el clima de la Patagonia

Una de las mejores experiencias en la Patagonia es su clima  cambiante e impredecible. Puedes pasar 10 o 20 veces por un mismo lugar y te aseguramos que siempre se verá distinto: la luz  será variable gracias al movimiento constante de las nubes. Cielos grises o adornados con arcoíris o de un azul intenso. Viento, lluvia o sol. ¡Incluso todo a la vez! El clima aquí siempre está en movimiento y es la gran delicia para los amantes de la fotografía o los que gozan contemplando un buen paisaje. 

Aunque vivir las cuatro estaciones del año en un día agrega un condimento de belleza innegable a estas tierras, también implica estar preparado para poder disfrutarlo. Si piensas realizar algún deporte como senderismo, debes vestirte con capas de ropa que te permitan quitar o agregar prendas con facilidad, según las condiciones climáticas. Los especialistas recomiendan tres capas: una primera capa que te mantenga alejado de la humedad y sea de secado rápido, una segunda capa de abrigo y una tercera capa impermeable que te proteja de la humedad, del viento y  la lluvia. Las tres capas deben mantener tu cuerpo seco de tu propia humedad, por lo tanto, debes usar telas que sean de secado rápido y respirables. No uses algodón, ni plástico. También necesitarás gorro para el frío y el sol, lentes de sol y bloqueador solar.

Filosofía de autosuficiencia

Para garantizar una experiencia divertida, cómoda y segura en tu viaje descubriendo la Patagonia, deberás planificar y adoptar una filosofía de autosuficiencia en la región, ya que los servicios y la infraestructura son básicos. Siempre porta agua y comida suficiente para ti y tu grupo, porque no encontrarás restaurantes o almacenes abiertos las 24 horas del día como en las grandes ciudades. También deberás tener nociones básicas de mecánica para el vehículo que vas a usar, como cambiar una rueda, hacer puente de batería con otro vehículo, o cambiar la cadena de tu bicicleta. 

Si vas a hacer una excursión en algún área remota dentro de la región y piensas ir sin guía profesional, es importante que al menos un miembro del grupo esté capacitado en: 

  • Supervivencia básica (encontrar o hacer un refugio seguro, hacer fuego, encontrar agua, orientarse, etc.)
  • Primeros auxilios (reconocimiento de condiciones que pueden amenazar la vida como hemorragias, hipotermia, golpe de calor, asfixia, anafilaxia, etc.) con capacidad de tratar lesiones menores e incomodidades durante el viaje, como cortes, picaduras de zancudos, ampollas en los pies, quemaduras de sol, entre otras. 

Aventuras seguras

Los guías expertos suelen decir que el 99% de los accidentes en la naturaleza son por culpa humana y no por el entorno. Como ya te contábamos, siempre van a existir peligros, pero depende de ti prevenirlos y saber cómo actuar en caso de accidentes. Acá te entregamos algunos consejos: 

A la hora del senderismo

La temporada de senderismo se extiende durante todo el año en la mayoría de las áreas de la Patagonia, aunque depende de las condiciones climáticas, el viento y la cantidad de nieve caída. Te recomendamos revisar las condiciones del sendero, cursos de ríos y campamentos, con los guardaparques antes de comenzar cada recorrido. 

Recuerda que en la Patagonia deberás estar dispuesto a modificar itinerarios o suspender una actividad, cuando las condiciones climáticas no permitan su realización. Informa siempre tu plan de viaje con autoridades de las áreas protegidas y un familiar o amigo en casa, en especial si permanecerás varios días sin contacto. Lleva equipamiento útil para las actividades, incluyendo mapa topográfico, GPS, comida y Kits de emergencia.

Un dato importante para la planificación es que las horas luz varían significativamente en estas latitudes. En invierno puedes tener ocho horas de luz y en pleno verano, aproximadamente 18 horas. 

Si vas a hacer senderismo con niños:

  • Si vas con niños entre dos y cuatro años, necesitas descansar cada 10 o 15 minutos y no realizar un recorrido de más de tres kilómetros. 
  • Si vas con niños entre cinco  y siete años, planifica recorridos de no más de cinco a siete kilómetros y considera descansar cada 30 a 45 minutos. 
  • Con niños entre ocho y 10 años, no camines por más de 13 km por día y descansa, a lo menos, cada una hora.
  • Los niños deben vestirse con la capa de abrigo (segunda capa) antes que los adultos, ya que pierden el calor corporal más rápido. El gorro de lana es fundamental para los niños, pues el 20% del calor del cuerpo se pierde a través de la cabeza.
  • Finalmente, recuerda que si los niños van a cargar una mochila, su peso no debe exceder el 20% de su propio peso.

Actividades en agua

Patagonia es sinónimo de agua: ríos, riachuelos, lagos, lagunas, cascadas y fiordos, ofrecen al visitante experiencias únicas e inolvidables. No obstante, ciertos riesgos pueden afectar tu viaje, por lo que debes informarte, planificar y estar preparado. 

Algunas recomendaciones:

  • Lleva siempre el equipamiento técnico y de seguridad adecuado por la actividad, los lugares, las aguas y el clima cambiante de la Patagonia, incluyendo ropa seca en bolsas selladas.
  • Asegura equipo y conocimientos de supervivencia básica y primeros auxilios.  
  • Cuando cruces ríos y arroyos, ya sea caminando, a caballo o con tu bicicleta, nunca lo hagas solo. Si cruzas caminando usa bastones de senderismo o un palo firme para apoyarte  y, de preferencia, cruza con tu grupo en “fila india” tomados de las mochilas o espalda. Sácate los calcetines y retira las plantillas de botas o zapatos, pero déjate puestos los zapatos. Suelta los tirantes y cinturón de la mochila, así si te resbalas, te la podrás sacar fácilmente. 
  • Nunca nades, pesques o hagas kayak solo. En kayak, permanece cerca de la orilla y siempre acompañado de un kayakista experimentado. 

Cabalgatas 

En tu viaje no dudes en hacer una cabalgata y sentirte como un verdadero gaucho o como aquellos antiguos exploradores que recorrían estas tierras por días. Te aconsejamos ir acompañado de guías y operadores con experiencia y conocimiento de los caballos, técnicas de guiar y de la ruta que tomarás.

Algunas recomendaciones:

  • Cuando cabalgas en grupo debes considerar que hay diversidad de jinetes con diferentes niveles y expectativas de la excursión. Discutan antes de partir cuál será la ruta, el orden de los caballos/jinetes y la velocidad del grupo. 
  • La distancia entre los jinetes también es un tema importante en las cabalgatas en grupo. La regla general es mantener una distancia del largo de un caballo y, en subidas y bajadas, mantener una distancia del largo de dos o tres caballos.
  • Es usual encontrar obstáculos en el camino, como ramas bajas, salientes de rocas y peñones. Lógicamente, el caballo no piensa por el jinete y no mide los riesgos que este corre, por lo tanto tú deberás guiarlo y estar siempre atento. Conserva el control para poder detener el caballo de ser necesario. 
  • Usa casco, aunque tu guía no lo ocupe. 
  • Los puentes pueden presentar un peligro, sobre todo los antiguos de madera. Después de una lluvia suelen ser resbaladizos, así  que hay que cruzarlos con cuidado y seguir las instrucciones de tu guía. 
  • Cuando cabalgas por caminos, sé consciente de la probabilidad de encontrarte con vehículos, animales y/o personas. Sólo adelanta o cambia el orden de los caballos en rectas anchas, dónde estás seguro de que no haya ningún obstáculo posible.
  • Si debes cruzar un río, el guía debe hacerse cargo del grupo, indicando el lugar para cruzar y el orden de los caballos. En el cruce,  suelta un poco las riendas. Nunca montes un caballo en agua donde no toque fondo y deba nadar.

Algunos consejos en casos de accidentes

¿Qué hacer en caso de problemas mecánicos o accidentes menores?

Cuando existe un desperfecto mecánico en caminos de tierra, generalmente, el primer vehículo que pasa se detiene a ofrecer ayuda. Es importante saber a qué distancia te encuentras en relación al pueblo o campo más cercano ¿es más eficiente seguir avanzando o retroceder? Asegúrate de que la posición del vehículo no represente un peligro para tu grupo o para otros viajeros. Utiliza el triángulo de emergencia. Si debes cambiar una rueda, asegura el vehículo con piedras o tablas y revisa que no se mueva. Asegúrate de que la gata esté firme. Si quedas sin combustible puedes tratar de comprar a otros viajeros, en los campos cercanos al camino o a los equipos de trabajo que siempre están en los caminos. Si requieres grúa o asistencia, recuerda que es un servicio limitado y demora en llegar. Deberás evaluar las opciones y decidir si es mejor quedarte con el vehículo, o dejarlo y caminar en busca de ayuda. Esto dependerá de la gravedad de la situación, de las condiciones climáticas, el ánimo del grupo y la distancia/tiempo para que llegue la asistencia.

¿Qué hacer en caso de accidentes graves?

Asegúrate de tener un plan y protocolo para el manejo de accidentes graves antes de viajar. Si no existe otra opción, puedes obtener ayuda profesional vía radio UHF, ya que muchas casas y campos cuentan con estos equipos y te pueden ayudar. Es importante conocer la ubicación precisa de tu vehículo, por lo tanto, busca información en la ruta como señalética, número de kilómetro, nombre de puente y, si tienes un GPS, registra las coordenadas. Anota la máxima cantidad de información para que los servicios de asistencia te encuentren con facilidad.

Equipamiento y herramientas son decisivos cuando surge un problema.

Recomendamos preparar diferentes kits agrupados por tipo de herramientas. 

Algunos ejemplos de kits de repuestos:

  • Kits de repuestos para vehículos motorizados: Gata, llave de rueda (cruz), rueda de cambio, extintor de fuego, compresor de aire (bombín), bidón extra de combustible de 20 litros de capacidad, cables para cargar batería, bujías y fusibles, aceite para motor, set de triángulos de emergencia, llave regulable, alicates, destornilladores de paleta y cruz, linterna y pilas, llaves de punta y corona desde número 9 a 24, chaleco reflectante para la persona que se baja del vehículo en caso de accidente para evitar atropellos, recipiente para agua.
  • Kits de repuestos para bicicletas: Cámaras de neumáticos extras por cada bicicleta y tamaño de rueda, kit de parches y pegamento, una cadena, set completo de rodamientos y cables, seis rayos, remaches para unir eslabones de la cadena, set de llaves, herramienta para romper cadena, alicates, elásticos y straps (pulpos) para asegurar el equipaje, selección de pernos, tuercas y tornillos según las bicicletas, aceite o WD-40, “Duct tape” y alambre fino, bombin para inflar cámaras, linterna y pilas, pastillas de frenos.

Algunos de los contenidos de un  kit de supervivencia:

  • 1 saco de dormir extra, 1 fuente para recoger agua, 1 colchoneta de camping extra, 1 encendedor y fósforos, 1 carpa extra, una linterna y pilas, 1 cocinilla portátil extra (anafre), cordón de 15 metros, 1 olla extra, bencina blanca, comida suficiente para 24 horas para todo el grupo, cortaplumas o navaja suiza.

Algunos de los contenidos de un  kit de botiquin de primeros auxilios:

  • Material de bioseguridad y apoyo: Guantes desechables, bolsas plásticas, fósforos o encendedor, libreta de anotaciones y lápiz, linterna con pilas, toallas húmedas, manual de primeros auxilios, tijeras de punta redonda o navaja suiza
  • Material de  limpieza: Agua limpia (idealmente agua destilada estéril), jabón líquido y esponjas o gasas estériles, pinzas. 
  • Material de tratamiento: Yodopovidona en forma de solución o espuma, sulfadiazina de plata o furazolidona en ungüento, gasas estériles en paquetes, compresas, micropore, apósitos, parches curitas y cintas adhesivas, aplicadores de algodón.
  • Elementos de inmovilización y protección: Vendas elásticas y rígidas, triángulos de tela para cabestrillo de no menos de 5 cm de ancho, férulas para inmovilizaciones (Muchas de éstas se pueden improvisar con colchonetas, lápices, herramientas, rollos de papel, etc).
  • Otros: Además de los medicamentos de toma habitual prescritos por un médico, se recomienda llevar algunos  para el dolor de cabeza, fiebre, gripe, diarrea, cremas solares, sales o mezclas ionizados para la deshidratación, vendaje para aplicar en ampollas, duct-tape.

Comunicaciones en la región

La mayoría de los poblados cuenta con telefonía celular e internet, pero recuerda que en los tramos entre ellos no hay señal. Tampoco en áreas remotas.  

Si estás en un poblado y quieres llamar ¿Cómo hacerlo?

  • Código de país: +56.
  • Llamar desde un celular a teléfono fijo: Código de Área 67 + número telefónico (siete dígitos)
  • Llamada de teléfono fijo a celular: 9 + número telefónico (ocho dígitos)
  • Llamada de teléfono fijo a teléfono fijo: Código de Área 67 + número telefónico (siete dígitos)

¿A quién llamar en caso de emergencia?

  • 133 Emergencia Policial (Carabineros)
  • 131 Ambulancia
  • 132 Bomberos
  • 134 Policía de Investigaciones
  • ONEMI (Oficina Nacional de Emergencia): Contacto: 67 2215665; 2 24018675

Casas de campo, empresas que construyen y reparan caminos, puestos fronterizos y las municipalidades se comunican a través de radios UHF y VHF. El mejor contacto vía radio en caso de emergencia en Chile es la ONEMI, cuyo distintivo de llamado es “eco once”. Atiende las 24 horas.  

Fotografías

Fotografías que complementan este relato