Navegación en el fiordo Puyuhuapi

Navegación en el fiordo Puyuhuapi
Zona Palena - Queulat

A los pies del encantador pueblo de Puyuhuapi, un corredor marítimo de extrema belleza te invita a explorar y contemplar desde el agua, toda la magia del bosque siempreverde, entrelazado con montañas nevadas, ventisquero colgante, fauna marina y baños termales.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Excursión en kayak, guiado.

    Lugar de inicio: Puyuhuapi.

    Lugar de término: Puyuhuapi.

    Distancia del recorrido: 6,5 millas náuticas de navegación.

    Duración de la actividad: 3 -5 horas.

    Consideraciones especiales: Si quieres tener un día todavía más activo, también existe la posibilidad de combinar la jornada de navegación con seis kilómetros de mountain bike hasta las Termas del Ventisquero Puyuhuapi, para luego regresar tras el baño termal en kayak por el canal Puyuhuapi hasta el muelle artesanal del pueblo.

    Reservas: Es necesario reservar esta excursión en avance.

Desde el muelle artesanal, observas la gran cantidad de embarcaciones varadas, que aportan el testimonio de una época en la que los puyuhuapinos subsistían gracias a la pesca, recorriendo importantes distancias para luego ampararse nuevamente en este puerto tranquilo. Hoy muy pocos son los que aún salen a calar, pero su relación de varias generaciones con el mar sigue siendo muy fuerte. Te proponen un paseo en lancha, o una excursión en kayak, para ir y conocer un espacio de impresionante belleza, accesible durante todo el año.

Desde el agua, distingues las curvas de la Carretera Austral que se diseñan a tu izquierda, panorámica que muestra toda la dificultad de la construcción de esta magna obra ingenieril. Bordeando el fiordo para no exponerte tanto a los vientos, puedes ir apreciando la gran biodiversidad del lugar, hogar de una gran cantidad de aves marinas como cisnes de cuello negro, garzas blancas o cormoranes. En tu recorrido, también te puede sorprender alguna familia de toninas que vive en el fiordo o un lobo marino en busca de algún salmón.   

Remar por los fiordos asegura una experiencia única, viendo de cerca lobos marinos, delfines, aves costeras y también las que habitan en los bosques, porque acá la vegetación de las islas es tan exuberante, que prácticamente los bosques llegan al mar. 

La experiencia del kayak no se compara a ninguna otra, especialmente cuando el fiordo Puyuhuapi se pone tan calmo que refleja todos los colores y relieves de las montañas en sus bordes. Sentado a la altura del agua todo se ve distinto: el movimiento constante del oleaje, el silencioso desplazamiento de la embarcación y la tierra firme allá a lo lejos. En un día como ese,  la mejor manera de describir la experiencia de subirse a un kayak,  está en una sola palabra: tranquilidad. Sólo el tripulante con su remo de doble pala, su embarcación de unos cuatro a cinco metros,  y la naturaleza. 

Comienza tu aventura en Puerto Puyuhuapi para ir a remar al fiordo que le da el nombre al lugar,  del que no hay acuerdo en su significado, aunque provendría de vocablos huilliches. Puerto Puyuhuapi es un particular poblado que une la cultura alemana y la chilota. Se fundó en 1935 por cuatro inmigrantes alemanes que vinieron a Chile desde la actual República Checa, que con gran espíritu aventurero y el temor de una guerra decidieron partir a la aventura al fin del mundo. Si bien su idea inicial era traer a sus familiares lo antes posible, la Segunda Guerra Mundial retrasó sus planes hasta 1947. En el intertanto el puerto empezó a desarrollarse con el  trabajo de estos alemanes y la constante inmigración chilota que pobló éste y otros puntos de la Patagonia, dando una fisonomía única en la arquitectura del lugar y sabores gastronómicos tan diversos que van desde el kuchen y mermeladas, a platos marinos como el curanto.

Si no estás viajando con tu propio equipo, la mejor forma de hacer la actividad que te proponemos es con un operador autorizado, quien te proporcionará de uno adecuado, además de un guía, cuyas indicaciones hay que seguir en todo momento y que hace posible que esta práctica  sea apta incluso para principiantes. La cita comienza en el muelle artesanal del poblado, donde se prepara todo el equipo de viaje para partir cerca de las 9:00 de la mañana y comenzar remando por el canal Puyuhuapi, también llamado Cay. Este canal conecta en su parte norte con el  Pacífico a través del canal de Jacaf y su posición más al sur tiene acceso directo al océano abierto. A lo largo de este canal se desarrollan diversas actividades productivas, especialmente asociadas a la salmonicultura, que podrás ver en el recorrido. 

Ya con el traje de neoprén puesto, empezarás a remar teniendo siempre a tu izquierda la Carretera Austral. Durante el recorrido puedes observar gran variedad de aves, como cisnes de cuello negro, cormoranes, garzas blancas, martín pescador, petrel y pingüino de Magallanes, además de lobos de mar y delfines australes, también conocidos como toninas. Lo mejor de todo es que tu embarcación es sumamente silenciosa, así que la fauna no escapa y uno puede tener la suerte de acercarse a pocos metros. 

En el recorrido también divisarás el grupo de volcanes de Puyuhuapi y un poco más adelante una imagen que sin duda quedará para siempre en tu mente: la vista panorámica del glaciar Queulat desde el fiordo Puyuhuapi. En este punto las aguas termales que brotan desde las rocas y se mezclan con el mar, son la mejor alternativa para tomar un merecido descanso bañándose en un pozón de agua caliente en las Termas Ventisquero y relajar los músculos cansados antes del regreso a Puerto Puyuhuapi. 

Notas

  • Nota 1

    ¿Qué sabes sobre el volcanismo de Puyuhuapi? Los volcanes de Puyuhuapi son un conjunto de centros eruptivos que culminan en 524 m. Este conjunto volcánico fue investigado por primera vez en 1976, pero de acuerdo a otro estudio (1994) se determinó que están constituidos por dos agrupaciones de centros eruptivos, distribuidos en dos lineamientos paralelos de rumbo N40°E, uno a lo largo del extremo noroccidental del fiordo Puyuhuapi y el otro a unos 2 km al oriente, entre el pueblo de Puyuhuapi y el lago Risopatrón. Estructuralmente se relacionan con la zona de la falla Liquiñe-Ofqui, que más al oeste se manifiesta en toda su intensidad, afectando las rocas plutónicas que constituyen el basamento de la zona. La totalidad de los conos piroclásticos se presentan perfectamente conservados, con un mínimo de erosión, lo que indica una actividad eruptiva bastante reciente. En cuanto a la actividad histórica no existen registros de erupciones, sin embargo estos volcanes siguen siendo activos y por ende potencialmente peligrosos. La Región de Aysén posee un gran número de fuentes termales, la mayoría de las cuales guardan una estrecha relación espacial con las zonas de falla Liquiñe-Ofqui y Vanteles-Melimoyu. Estas proceden de infiltración de aguas meteóricas y su posterior calentamiento en profundidad, aflorando a temperaturas entre 23° y 84°C, lo que permite calificarlas de hipertermales. Los regímenes de descarga son generalmente continuos, con leves oscilaciones atribuibles a las variaciones en las precipitaciones pluviales y/o la acción de mareas, siendo que los análisis químicos indican que la mayoría de estas aguas son cloruradas y/o sulfuradas y sódicas (Hauser, 1988).

     

    Fuente: Hauser, Arturo. (1989). Fuentes termales y minerales en torno a la Carretera austral, Regiones X-XI, Chile. Revista Geológica de Chile, vol. 16., no. 2, p.229-239.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Pedaleando por Puyuhuapi entre curanto y kuchen

Además de tener un paisaje privilegiado que mira directo al mar y es observado por el Parque Nacional Queulat, Puyuhuapi guarda en sus pequeñas calles las huellas que dejó su colonización. “Entre curanto y kuchen” se llama el libro escrito por señora Luisa Ludwig, socióloga e hija de fundador, nombre que logra resumir la cultura e historia de este pueblo.

Leer +
El panorama perfecto, aguas termales y Patagonia

Tras largos días de caminata, navegación, paseos en bicicleta, kayak o cabalgatas, es bueno tomar un descanso y dejar que nuestros cuerpos se repongan para seguir viaje. En la zona Palena-Queulat tendrás distintas opciones para disfrutar del agua termal con estilos completamente diferentes.

Leer +