Arqueología del litoral, ¿qué nos dicen los chonos?

Arqueología del litoral, ¿qué nos dicen los chonos?
Zona Fiordos - Canales

En los canales y los fiordos de Aysén, la presencia de conchales y de cementerios chonos nos indica sin lugar a dudas que estos pueblos nómades eran cazadores recolectores que nunca vivieron en aldeas y recorrían los mares interiores.

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Senderismo y navegación.

    Lugar de inicio: Puerto Cisnes o Puerto Gala

    Lugar de término: Puerto Gala o Puerta Cisnes

    Distancia del recorrido: Ver cada descripción.

    Duración de la actividad: Ver cada descripción.

    Estacionalidad: Principalmente en verano, en las otras estaciones es más complejo por el clima.

    Consideraciones especiales: El aislamiento de la zona hace necesario coordinar bien tu visita en las barcazas. Anda con tiempo. Para llegar, puedes contactar: Naviera Austral (www.navieraustral.cl), o uno los servicios de traslado de pasajeros en lancha desde Puerto Cisnes: Oscar Barría, contacto: 9 82139452; Juan Carlos Torres, contacto: 9 82400063; demersalcisnes@hotmail.com;  Arturo Ruiz, contacto:  9 95030057; ruizruiz69@hotmail.com; o Claudio Matamala, contacto: 9 87428544; claudiomatsalazar@gmail.com.

    Reservas: Puedes obtener información pertinente a la isla y tu viaje en Facebook: Puerto Gala Isla Toto. Para llegar, puedes contactar: Naviera Austral (www.navieraustral.cl), o uno los servicios de traslado de pasajeros en lancha desde Puerto Cisnes: Oscar Barría, contacto: 9 82139452; Juan Carlos Torres, contacto: 9 82400063; demersalcisnes@hotmail.com;  Arturo Ruiz, contacto:  9 95030057; ruizruiz69@hotmail.com; o Claudio Matamala, contacto: 9 87428544; claudiomatsalazar@gmail.com.Estos operadores pueden coordinar tus excursiones y recorridos, o se puede contactar don Mario Acevedo, de la Embarcación Nenita; contacto: Radio Móvil Base Gala Puerto; 9 78767405;  marbiroxana@gmail.com, acreditor.ecomar@gmail.com.

     

Mucho quisiéramos contarles de los primeros habitantes del litoral de Aysén, pero poco sabemos a ciencia cierta. Algunos arqueólogos creen que los pueblos canoeros surgieron en el extremo sur hace unos seis mil años a partir de cazadores que vivían en el continente. Otro grupo de investigadores piensa que venían desde el norte y derivan de pescadores costeros. Pero todos están de acuerdo en que en Aysén están las claves para resolver el misterio y determinar el origen geográfico de los canoeros.

Estos grupos de canoeros explotaban intensivamente los mariscos, cazaban aves y mamíferos marinos, siendo capaces de navegar grandes distancias a bordo de sus dalcas, embarcaciones hechas de madera de ciprés en las cuales, se estima, cabían hasta 12 personas. 

Es muy probable que los antecesores del pueblo que nosotros nombramos Chono, hayan sido diferentes a los indígenas que encontraron los exploradores españoles, ingleses y holandeses. Y por otro lado es posible que en el extenso litoral hayan habitado diferentes parcialidades o agrupamientos, con lengua o dialectos propios. De hecho, los documentos escritos hace ya cuatro siglos, consignan diversas denominaciones para grupos situados en distintas áreas del litoral: Caucahues, Taijatafes, Calenes, entre otros.

La desaparición del pueblo chono es directamente atribuible al proceso de colonización español, ya que para evitar una expansión inglesa por los mares que consideraban parte de su imperio, las autoridades coloniales habían decidido despoblar los archipiélagos, evitando de tal forma que los canoeros prestaran apoyo a sus enemigos. Sabemos por los datos de las crónicas y por las recientes investigaciones bioantropológicas, que una parte de los chonos, al restringirse su movilidad por la presencia europea en sus territorios, sucumbió a las enfermedades introducidas en el área, como secuela de este contacto. Su desaparición también se debe a conflictos con los mismos europeos y al proceso de mestizaje con grupos huilliches, de más al norte y finalmente, a que algunos individuos fueron esclavizados por inescrupulosos colonizadores en Chiloé.

Hoy, gracias al análisis de los restos encontrados en distintas islas, tanto en conchales como en cuevas, la ciencia busca entender el proceso de poblamiento del litoral. Las tecnologías modernas nos permiten fechar los restos humanos hallados, estudiar su dieta, conocer el tipo de herramientas que fabricaban y el uso que tal vez les daban, y aventurar posibles relaciones de parentesco con grupos que habitaban más al sur, norte, o incluso, ¡mucho más al oeste!

Conchales: testimonio del pasado de los canoeros

Los conchales son sitios arqueológicos de acumulación de restos de conchas de diversos moluscos que formaban parte de la dieta de los chonos. Con una amplia variabilidad en formas y contenidos, hay conchales de pocos centímetros de espesor y otros de hasta 10 metros de altura. Conoce cómo los desechos de estos cazadores-recolectores nos cuentan un poco sobre sus hábitos alimenticios, de desplazamiento y de ocupación de lugares.

Los llamados “conchales” se formaron a partir de los desechos alimenticios y artefactuales que eran arrojados junto a las ocupaciones en zonas costeras, producto de la explotación de recursos litorales y terrestres próximos a la costa. Los grupos de cazadores-recolectores marítimos que los formaron escogieron los mismos sitios habitacionales durante largos periodos de tiempo, lo que permitió que se transformasen en grandes montículos de desechos fácilmente reconocibles (Álvarez, 2004).

La dispersión de conchales arqueológicos evidencia antiguos patrones de desplazamiento y ocupación estacional de sectores costeros, insulares y continentales, permitiendo constatar además la importancia fundamental de los recursos marinos en la dieta de un grupo de ellos: los Chonos. De acuerdo al registro arqueofaunístico realizado en un conchal del seno Gala (litoral continental de Aysén), se identificó una cantidad significativa de restos óseos de peces, mayoritariamente de Jurel (Trachurus symmetricus) y de mamíferos marinos, predominando los de pinnípedos; de forma preliminar se reconoció también el consumo de Loco (Concholepas concholepas), Cholga (Aulacomya ater) y Choro (Choromytilus chorus), entre otros moluscos (Reyes et. al., 2007). Sin embargo, el mismo registro mostró además el aprovechamiento de mamíferos terrestres identificándose restos de Pudú (Pudu puda). Esto último correspondería a otro indicador de un uso extensivo y oportunista de recursos alimenticios, de hecho se ha sostenido que los Chonos practicaban asimismo la recolección estacional de frutos y plantas autóctonas entre los que se encontraban el Calafate (Berberis fuxifolia), Michai (Darwini mechai), Murta (Myrteola nummularia), Nalca (Gunnera chilensis) y papas silvestres (Cardenas et. al. 1991:107), vegetales que debieron haber complementado una dieta substancialmente marina (Torrejón et. al., 2013).

Sorpréndete de manera responsable con todo el legado arqueológico de los chonos

Existen muchos sitios arqueológicos distribuidos a lo largo y ancho de los archipiélagos de Aysén que han sidos objetos de intervenciones no autorizadas, otros saqueados por piratas modernos. Por eso, te pedimos que muestres  respeto y reverencia por estos lugares, recuerda que todo lo que encuentres en sitios patrimoniales, debe permanecer en ellos. Lleva tu cámara y GPS para registrar tus hallazgos.

El conservar y proteger el patrimonio natural y cultural de nuestro país depende del actuar y conciencia de todos.

Existen dos recorridos arqueológicos en el sector de la isla. La primera, es conocido como “tour arqueológico urbano” y se trata de un paseo hasta la isla Chita, a 15 minutos en embarcación.  Verás un cementerio chono que coexiste junto a animitas y cruces modernas. Los chonos eran un pueblo canoero nómada, que se movilizaba con gran destreza en sus canoas llamadas dalcas, para recolectar mariscos, pescados e incluso cazar lobos marinos. Para hacer este tour en medio día solicita apoyo en la localidad, te llevarán hasta una hermosa playa llamada “Playa de los Raleigh”, (denominada así en referencia a la Operación Raleigh Internacional, organización británica de trabajo comunitario en zonas aisladas. Hasta el príncipe Guillermo realizó trabajos comunitarios en Caleta Tortel, al sur  de la Región de Aysén). Ahí, un corral de pesca en excelente estado de conservación aún guarda utilidad en el presente y en este hermoso entorno, podrás jugar a buscar lascas (rocas talladas) entre las piedras y otras herramientas que utilizaban. ¡No te los lleves! Recuerda que son patrimonio de todos. 

El otro, llamado “tour arqueológico rural”, visita uno de los sitios más estudiados: Estero Sur. A una hora de navegación desde Puerto Gala, por el canal Jacaf, más una caminata por el bosque de 30 minutos, verás un alero rocoso con grandes bloques derrumbados y una cueva donde fueron encontrados 16 cuerpos que datan de hace unos 2 mil  años. Los chonos, cuando estaban en tierra,  habitaban pequeños armazones de palos cubiertos con cueros, o bien vivían en cuevas como estas. 

Además el entorno del estero es fabuloso, con hermosas playas a marea baja y una vegetación realmente exuberante. Te recomendamos acampar una noche allí y tomar el tiempo para escuchar la naturaleza e imaginar cómo era la vida de  hombres, mujeres y niños que recorrían estos mares sin más elementos que una canoa y sus ganas de vivir. Para llegar a este lugar tienes que contactarte con la familia Jofré, en Puerto Gala.

Leer +

Notas

  • Nota 1

    Arqueologia en el río Cisnes

    El valle en el que se encuentra el Río Cisnes presenta características geográficas y ambientales particulares que lejos de “repetir” lo que se conoce en los valles de más al sur, complementa y contribuye a un mayor entendimiento de la compleja prehistoria de Patagonia Central. Se trata del principal valle que conecta la estepa oriental y la costa del Pacífico, cualidad geográfica que lo constituye como un buen candidato para el estudio de vías de movilidad y comunicación del pasado. En esta zona se han planteado investigaciones arqueológicas que buscan entender los ajustes culturales de los cazadores recolectores de las estepas a ambientes del bosque siempreverde del litoral, así como su posible vinculación con grupos habitantes del medio marítimo (canales interiores). Las prospecciones en el Alto Cisnes permitieron el descubrimiento y registro de ubicaciones prehistóricas e históricas. Estas se encuentran representadas por una serie de hallazgos aislados, talleres, campamentos residenciales, aleros y cuevas con ocupaciones, estructuras funerarias tipo “chenque” (tumbas indígenas consistentes en acumulaciones de piedras) y antiguas estaciones de rutas comerciales (Reyes et al., 2006). Pero también se han registrado sitios ubicados más al occidente, en los sectores de Cisne Medio, donde se verifica la transición estepa-bosque y directamente dentro del bosque siempreverde (sitio Alero El Toro, excavado por Bate y Mena, 1998), lo que ha reflotado la hipótesis del contacto entre cazadores terrestres y marítimos. 

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Articulos Relacionados

Encuentra un hermoso archipiélago de emociones en Puerto Gala

Aún conocido como Isla Toto, Puerto Gala es en realidad un conjunto de islas ubicado en el canal Jacaf, a orillas del canal Moraleda. Estas islas y todo el entorno están llenos de sorpresas, que sin duda encantarán tu espíritu explorador.

Leer +
Puerto Gala, donde reina la pesca artesanal

A partir de la década de los 80, comenzaron a llegar a las islas de Aysén, cientos de pescadores y buzos atraídos por la abundancia y precios de los productos del mar. Lo que partió como simples campamentos con ranchos de plástico, se fueron transformando en pueblitos pintorescos como Puerto Gala, donde se puede conocer la cultura de la pesca artesanal.

Leer +