¡Embárcate! Ahora Aysén y Magallanes están conectados

¡Embárcate! Ahora Aysén y Magallanes están conectados
Zona Baker - O'Higgins

Crux Australis es el nombre de la barcaza que conecta ambas regiones. Un viaje soñado, entre fiordos, poblados mágicos y glaciares, que te harán querer volver una y otra vez

  • Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Navegación entre Aysén y Magallanes.  

    Lugar de Inicio: Puerto Yungay o Puerto Natales.

    Lugar de término: Puerto Yungay o Puerto Natales.

    Distancia del recorrido: En total 770 km.

    Duración de la Actividad: 41 horas.

    Estacionalidad: Todo el año

    Consideraciones especiales: Los viajes son una vez a la semana en temporada alta. En temporada baja 2 veces al mes. Solamente se puede descargar autos en Puerto Yungay y Puerto Natales, ya que en Caleta Tortel y Puerto Edén no existen calles.

    Contacto: Más información sobre días y horas de zarpes y llegadas, costos de carga y pasajes en www.tabsa.cl o www.barcazacruxaustralis.cl.

     

Aunque Aysén y Magallanes son regiones contiguas y uno creería que es fácil moverse entre ellas, lo cierto es que la incomunicación entre ambas ha sido histórica. Es cosa de mirar un mapa para ver que grandes masas de hielo, fiordos y montañas impiden el paso para conectar a todo Chile y, de hecho, la única forma de viajar entre ambas regiones en auto era por Argentina, conduciendo largas horas por la Ruta 40.

Pero en mayo de 2016 se hizo realidad el sueño de tantos, de poder conectar Chile por Chile (y no por Argentina, como se hacía hasta ahora), recorriendo la Carretera Austral, para luego tomar un ferry y continuar viaje en Puerto Natales, o viceversa. La barcaza Crux Australis realiza un viaje marítimo de 41 horas que es subsidiado por el Estado, es decir, los precios son bastante accesibles para un turista y tiene tarifas especiales para residentes.

La embarcación es un ferry doble proa que cuenta con 4 motores y una capacidad de 100 personas sentadas y 420 toneladas de carga.  En temporada baja, de marzo a noviembre, se efectúan  3 viajes mensuales, y en temporada alta  4 viajes mensuales.  En ambos casos, el último viaje Sur- Norte (Natales- Yungay) se hace con carga solamente. Cuenta con butacas reclinables, cafetería, pantallas de televisión, sistema de audio individual y zona de entretención para niños.

Y aunque 41 horas arriba de un ferry suene a demasiado, los paisajes que recorre son tan alucinantes que uno quisiera quedarse arriba una semana entera. Puedes comenzar tu viaje en Puerto Yungay, a orillas del fiordo Mitchell, lugar habilitado para el embarque y desembarque de vehículos, donde también se accede a la barcaza que permite seguir rumbo por la Carretera Austral a Villa O’Higgins.

Para hacer más amena la espera del ferry, puedes disfrutar las delicias que prepara Inés Nahuel en el café El Peregrino, único lugar de este pequeño caserío donde uno puede abastecerse. Puerto Yungay se formó en los años 80 gracias al mítico Padre Ronchi, precursor de muchas de las escuelas, iglesias, talleres artesanales y de capacitación, estaciones de radio y televisión, embarcaciones, gimnasios, capillas e incluso poblados de la región. El “cura rasca” como él se nombraba, era un convencido de que este lugar tenía un enorme potencial por su acceso al océano Pacífico a través del fiordo, y quería crear un pueblo completo. Hoy, más de tres décadas después, su idea de salida al Pacífico se hace realidad.

La ruta comienza por el fiordo Mitchell rumbo a Caleta Tortel, 40 minutos de tranquila navegación hasta acercarse a la desembocadura del río Baker y el poblado de Caleta Tortel, de un urbanismo único de pasarelas y escaleras, donde casas, tejuelas, calles, barcos e incluso plazas públicas y juegos infantiles, son de madera. Este sitio único y fascinante, que pareciera estar suspendido en el aire en este paisaje de ensueño, nació en 1955 cuando colonos llegaron buscando nuevas oportunidades de desarrollar la ganadería y la pesca, pero encontraron ahí un negocio más rentable: la extracción de la madera del ciprés de las Guaitecas.

Esta es la primera parada del viaje, donde se hace una escala de 1 hora, para permitir el embarco y desembarco de pasajeros y carga. Como en el poblado no existen calles, no es posible desembarcar con vehículos.

Luego la barcaza entra al canal Baker y sigue hacia el sur por el canal Messier, hasta llegar a Puerto Edén, en la isla Wellington. Son 12 horas de navegación por parajes donde literalmente no se ve un alma, pero sí paisajes espectaculares con cientos de islas cargadas de bosque siempreverde, vistas a glaciares colgantes y la compañía constante de aves marinas y, con algo de suerte, delfines australes y chilenos.

En medio de esta naturaleza indómita y lluvias siempre abundantes (se dice que es uno de los sitios con más pluviometría del país), el pequeño poblado de Puerto Edén guarda el último reducto del pueblo kawésqar, no más de 10 descendientes de este pueblo canoero nómade, que 1937 comenzó a asentarse en este lugar, cuando se construyó una pequeña estación de la Fuerza Aérea de Chile.

En este puerto se hace una escala de dos horas para carga y descarga, lo que te permitirá recorrer el poblado y sus pasarelas de madera. Al igual que en Tortel, el poblado no tiene calles, por lo que no  es posible el desembarco de vehículos.

El viaje continúa entre canales e islas. A 27 horas de navegación, después de cruzar la angostura El Kirke, se arriba a Puerto Natales, en la Región de Magallanes. La ciudad es puerta de entrada al Parque Nacional Torres del Paine, pero además asombra con un sinfín de actividades outdoors, que se complementan con buena gastronomía y una hotelería de excelente nivel.

Si quieres hacer el viaje en sentido inverso, se zarpa de Puerto Natales con escalas en Puerto Edén y Caleta Tortel, con paradas de dos y una hora, respectivamente. Cada semana la nave recorre, aproximadamente, 770 kilómetros por sentido, es decir 415 millas náuticas de paisajes perfectos.

Notas

  • Nota 1

    El drenaje de las turberas, ya sea intencional o voluntario, y su quema, son responsables de casi el 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra.

    El papel que desempeñan las turberas para la regulación del agua, carbono y la conservación de la biodiversidad son vitales para el ecosistema. Es por esto que la implementacion de estrategias para salvaguardarlas es fundamental y asi tambien disminuir los efectos del cambio climático. Los pasos son los siguientes:

    1) Asegurar turberas no drenadas para prevenir las emisiones; 2) Rehumedecer turberas drenadas para reducir las emisiones; y 3) Adaptar las estrategias de gestión de las turberas que no se pueden rehumedecer.

    Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Recetas

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de tus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propias recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale más que mil palabras, un video vale más de un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrarás los mejores para este sector.

Rutas

Para recorrer esta ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” de Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios de alojamiento, alimentación y guías, y compartir las opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí se presentan los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamiento

Articulos Relacionados

Juega a "orientarte" en las pasarelas y escaleras de Caleta Tortel

Formar este poblado fue sinónimo de ingenio, para doblarle la mano al desafiante relieve junto a la desembocadura del río Baker y el fiordo Tortel. ¿El resultado? Un urbanismo único de pasarelas y escaleras, entre su exuberante naturaleza. Camina todo lo que sea necesario sobre estos singulares caminos elevados, para entender la rica y marcada identidad de Caleta Tortel.

Leer +
Un amor por la naturaleza y la innovación gourmet, Entre Hielos en Tortel

María Paz Hargreaves y Noel Vidal, son los dueños del lodge Entre Hielos. Abrieron el 2008, creando el mejor lugar de Caleta Tortel en cuanto a comodidades y diseño. Uno de sus desafíos es enseñarle a sus huéspedes a cuidar este poblado, que para María Paz es único en el mundo.

Leer +