Festines y travesías al lado del mar

Festines y travesías al lado del mar
Zona Palena - Queulat

Puerto Raúl Marín Balmaceda está emplazado en la desembocadura del río Palena. Para acceder hay que recorrer 73 km desde La Junta, pero también se puede llegar navegando. En la foto el descenso colectivo La Ruta del Palena, que se realiza todos los veranos.

Nos levantamos con ánimo y muy emocionados por la invitación que nos extendió Jonathan Hechenleitner para visitar el pueblo de Puerto Raúl Marín Balmaceda, y compartir un festín típico de la zona. Recorremos unos 73 km por el camino patrimonial que une la costa con el interior (Ruta X-12, Raúl Marín Balmaceda-La Junta), la que se va mimetizando entre bellos paisajes e historia local. Unos 10 km antes de llegar, cruzamos en ferry el gran río Palena y, por primera vez, nos damos cuenta de que este maravilloso lugar es una pequeña isla, rodeada de aguas dulces y saladas. Por el sureste está el río Palena y su delta, por el noroeste está el fiordo Pitipalena, el canal de Garrao, y el Golfo Corcovado hacia el oeste.

Fue en este sitio donde comenzó la colonización de toda esta zona. Los primeros intentos se remontan a la última década del siglo XIX con la fundación de la colonia Isla Los Leones (1888-1889), la que fracasó por las distancias que separaban a la población de los lugares de pastoreo y también por la falta de apoyo estatal, pero aún así, continuaron los intentos. La colonización fue lenta, básicamente realizada por inmigrantes chilotes, quienes arribaron en busca de territorios para la extracción de madera. No fue hasta la década del 30 que se constituyó oficialmente el villorrio de Puerto Palena, lo que sirvió de puerta de entrada para la exploración y colonización de las tierras interiores. Hoy en día, este poblado tiene algunas de las bahías y aguas más limpias y prístinas de todos los fiordos de Aysén, y sus pobladores están trabajando diariamente para conservarlas. 

Al llegar al puerto, nos encontramos con un rompecabezas de casas dispersas, unidas por calles de arena que parecen no tener un orden establecido, sin embargo, el pueblo es pequeño, así que no tardamos mucho en encontrar nuestro destino: Hostería, Cabañas y Restaurante Isla del Palena, ubicado en calle Las Hermanas (Teléfono: (09) 66089538. Email: isladelpalena@gmail.com). Jonathan nos espera con una muestra de los productos de Conservas Travesías (www.conservastravesia.cl) un proyecto familiar que ofrece una selección de productos del sector, extraídos de forma cuidadosa y responsable desde los bancos naturales por buzos y colonos de la localidad, los que son conservados en frascos para el mercado nacional. Nosotros disfrutamos de una espectacular bienvenida, compuesta por una deliciosa tabla de choritos, almejas, cholgas y pulpo, además de varios trozos de salmón ahumado con leñas nativas. Después de probar todo, acompañamos a Jonathan al muelle, para abordar un pequeño bote a motor y ver la habilidad de un buzo en su actividad de mariscar.

Mirando hacia la costa desde el agua, podemos entender que la playa en Raúl Marín es el patio trasero del pueblo. Se puede caminar por horas por esta playa, con el bosque al fondo y frutillas y flores mezclándose entre las dunas frente al mar. Vamos observando un contraste increíble de colores, hasta ser distraídos por un hermoso grupo de tres delfines que juguetean frente a nosotros. Van y vienen, de seguro buscando peces. El buceador nos lleva hacia el grupo de islas Las Hermanas, islotes que son visibles a lo lejos desde la playa. Aquí se juntan unos mil ejemplares de lobos marinos, donde se distinguen claramente los enormes machos rodeados por su harén de féminas y una que otra cría. La convivencia a primera vista parece de lo más pacífica, ya que se ven durmiendo a “pata suelta” entre las rocas y la brisa marina, pero de vez en cuando la paz se pierde, especialmente si otro macho se acerca al harén, lo que puede ocasionar feroces peleas. Después de disfrutar de sus juegos, volvemos a la bahía frente al muelle, en donde el mariscador nos da una pequeña demostración de su oficio, bajando hacia la oscuridad del mar y reapareciendo unos momentos después con una malla llena de mariscos. Los bivalvos del área están hasta ahora libres de marea roja, convirtiéndose en un apreciado elemento de varias preparaciones culinarias. Cuando se nos abre el apetito, regresamos hasta la playa para aprender cómo preparar un famoso Disco marino.

El plato consiste en cocinar mariscos sobre un disco de metal, donde los protagonistas son los choritos, las cholgas y las almejas locales. Esta preparación es ideal para el término de una excursión, ya que es muy reponedora después de una actividad física. Situado entre una paella y un pulmay, el plato pasa rápidamente de una fuente de alimentación común a un banquete que reúne a varios comensales en torno a una fogata. Con una fuerte herencia chilota, el pueblo ha transformado los curantos en hoyo y en olla, en esta creación propia. Disfrutamos mucho de la discada e igualmente de la compañía de nuestros anfitriones, quienes comparten relatos de la historia de su pueblo y de las islas en los alrededores. 

Para quemar las calorías de este increíble almuerzo, seguimos por el camino principal hasta llegar a la senda El Chucao, donde literalmente entramos a un bosque encantado, lleno de helechos, lianas, árboles gigantes, musgos y flores. ¡Nos sentimos perdidos en un mundo verde! Después de media hora vemos un rayo de sol entrando a nuestro bosque encantado, que va creciendo hasta convertirse en una puerta de salida. Llegamos a un mundo 100% distinto, una playa salvaje de arenas blancas y puras, llena de frutillas silvestres y flores amarillas. Volvemos al pueblo caminando por entre las dunas y nos vamos a comer el último plato de un delicioso tour por los frutos del mar en el restaurante del hospedaje. Aquí, Jonathan nos prepara un plato que llaman Róbalo al Melimoyu, en honor al majestuoso volcán que decora el sector, acompañado de su cerveza casera, el último proyecto gastronómico de la familia Hechenleitner. Y claro, como todos los otros productos que probamos, es perfectamente sabroso y lleno del cariño que despide este lugar.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

RECETAS

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de sus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propios recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Videos

Si una foto vale un mil palabras, un video vale un millón, ¿no es cierto? Aquí encontrara unos de los mejores para este sector.





Trailer de la Miniserie Un Festín Patagónico: Viajes Culinarios por Aysén - 2015





Capitulo 2: Un Festín con Sentido - Zona Palena-Queulat Trailer

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” con Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios del alojamiento, alimentación y guías y compartir los opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí nos presenta los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamientos
Restaurantes