Una “Buena aguada” en La Taberna de Charlie y Beatriz

Una “Buena aguada” en La Taberna de Charlie y Beatriz
Zona Aysén - Simpson

Charlie De Smet D’Olbecke y Beatriz Casanova Cordero son los dueños de la cerveza D’Olbek, marca regional con presencia en todo Chile. Hace años soñaban con armar una taberna, hasta que lograron abrirla a fines de 2014. ¿El resultado? Un lugar con un ambiente único y encantador, con una excelente variedad de comida que acompaña muy bien sus cervezas.

No podíamos creer que estábamos en Coyhaique, la ciudad más grande de la Región de Aysén. Hace solo algunos minutos habíamos estado en un taco en el semáforo de la calle Baquedano con Victoria, para luego encontrarnos en un oasis, en medio de un hermoso patio, mirando los jardines patagones como si estuviéramos en el campo, disfrutando del aire fresco, sin ruidos de la ciudad y esperando por una buena y rica cerveza fría.

La Taberna (En Facebook: La Taberna), es el nuevo rincón de la cerveza D’Olbek (www.dolbek.cl), ubicada en el patio de la planta cervecera. Parece más un jardín o un bosque que una fábrica, con flores y árboles por todas partes. Es el proyecto más reciente de Charlie De Smet D’Olbecke y Beatriz Casanova Cordero, los dueños de la cervecera. Ahora que sus seis hijos ya están grandes, Beatriz y Charlie tienen más tiempo para dedicar y realizar su sueño de tener un lugar especial para compartir sus cervezas y ricos platos estilo gourmet, y deleitar a sus visitantes y amigos.

Lo cierto es que lograron un lugar con un ambiente envidiable, un lugar íntimo, 100% representativo de ellos, donde se mezcla un poco el estilo de Bélgica de donde proviene la familia de Charlie, con muchos recuerdos y varios artículos que representan su vida en la Patagonia, su natal Chile Chico y el Valle Chacabuco, donde vivieron por más de 20 años administrando la estancia familiar. Es una combinación mágica, que invita a quedarse mirando las paredes, como si fuera un pequeño museo.

Mientras llega nuestra primera ronda de Rubiaikes y Pampa Ales, dos de las deliciosas variedades de la cerveza D’Olbek, comenzamos a revisar las cartas que cubren las mesas como manteles y nos tientan con un montón de delicias para picotear y comer. ¡Hasta la carta es entretenida y única! Inspirada en el juego de naipes emblemático de las estancias y campos ayseninos, el “Truco”. Para partir elegimos una tabla de Crudos baguales para compartir que resulta excelente, y después la decisión se pone difícil y divertida entre opciones como el Truco che, el Real envido, la Flor y truco, la Alambrada de siete hilos, el Campo en flor, la Buena aguada, o el Quiero vale cuatro. Finalmente, con los consejos y sugerencias de Beatriz, todos optamos por la Buena aguada, un sándwich de albóndigas caseras, de la receta de su familia, servida con salsas de pesto, tomate y queso fundido. ¡Delicioso!

Disfrutamos de algunas rondas más, mientras conversamos con Charlie sobre la explosión de cervezas artesanales que está ocurriendo a lo largo y ancho de la región. “Con orgullo hoy en día, puedo decir que hay más de 14 marcas de cervezas hechas aquí en la zona. Muchos me preguntan si me preocupa la competencia, pero yo creo que todavía falta mucha cultura cervecera en Aysén y está bien que aparezcan nuevas marcas. Las cervezas artesanales son más caras que las industriales, pero tienen una demanda importante y creciente, porque la gente se da cuenta y están aprendiendo que están elaboradas con calidad, son naturales, no son filtradas, y realmente utilizan el agua de la Patagonia, como debe ser. Eso es lo importante, me siento orgulloso y feliz. Lo bueno del agua de acá, es que es pura y blanda. En muchos lugares, cuando analizan su agua para el uso de la cerveza, necesitan agregar o sacar calcio, agregar magnesio o sacarlo, etc, para que su agua realmente sirva. Pero aquí en Coyhaique, yo no necesito hacer nada, solamente pasarlo por un filtro para sacar el cloro que tiene, con un sistema de carbón activado. ¡Y nada más! No necesito hacer un proceso más intensivo al agua, como los cerveceros en otras zonas del país y del mundo, donde el agua es más salina, más dura. Cuando el agua es más dura, cuesta más lograr la fermentación, ya que a la levadura le hacen mal los químicos. No estoy diciendo que la cerveza sea mala, solo que les cuesta mucho más. El agua aquí es espectacular”.

¡Así es Charlie! Con cada sorbo de cerveza nos damos cuenta y, felizmente, podemos decir que estamos 100% de acuerdo.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

RECETAS

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de sus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propios recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” con Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios del alojamiento, alimentación y guías y compartir los opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí nos presenta los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamientos
Restaurantes
Actividades