La mejor hospitalidad en el Porvenir de Tortel

La mejor hospitalidad en el Porvenir de Tortel
Zona Baker - O'Higgins

Martina Urrutia, la dueña del acogedor Hospedaje Porvenir, nos cuenta los recuerdos de sus primeros años en Caleta Tortel, donde la falta de abastecimiento los obligó a ingeniárselas para sobrevivir. Así surge una chochoca al estilo patagón, que esta tortelina nos enseña a preparar.

¿Ha conocido un lugar donde todo está hecho de madera? Casas, tejuelas, calles, escaleras, postes de luz, barcos e incluso plazas públicas y juegos infantiles, en Caleta Tortel todo está construido en base a madera de ciprés, impregnando el ambiente de su fantástico aroma. Su singular arquitectura y su aislamiento geográfico (recién en 2003 llegaron los caminos) han forjado la identidad de esta pequeña localidad. Formar este poblado fue sinónimo de ingenio, para poder doblarle la mano al desafiante relieve ubicado a un costado del río Baker y el fiordo de Tortel. ¿El resultado? Una urbanización única, construida de pasarelas y escaleras, en medio de una exuberante belleza natural. En total, existen más de 15 km de pasarelas y escaleras construidas, las cuales sugerimos recorrer liviano, con zapatos cómodos y piernas bien entrenadas.

Aprendemos esta lección de primera mano, cuando caminamos hasta llegar al final del poblado, junto a la desembocadura del río Baker, para visitar a la señora Martina Urrutia, la dueña del acogedor Hospedaje Porvenir (Teléfono: (09) 76521937. Email: martinaurrutiainiguez@gmail.com). Son unos 2 km caminando por pasarelas y escaleras, que debemos sortear bajo la lluvia, pero pronto nos reponemos en su cálido comedor, mientras compartimos unos mates y nos cuenta de sus primeros años en Tortel. “Soy nacida en el Maitén, camino que cruza la pasarela El Manzano, cerca de Cochrane. Mi padre era de Los Ángeles y mi mamá de Argentina, vinieron con mis abuelos. Cuando llegamos a Tortel vivíamos en una especie de ruca y mi mamá cocinaba en una olla de fierro, colgada de un alambre sobre el fuego. Recuerdo que mi mamá hacía una masa de pan que cocinaba en el fogón, envolviéndola en un palo, el cual iba moviendo vuelta y vuelta”.

Lo más probable es que antes de vivir en Argentina, la mamá de Martina, o tal vez sus abuelos, vivieran en Chiloé, porque esta forma de pan mencionada por varios ayseninos, deriva de la chochoca, un plato patrimonial de este archipiélago que allá se prepara con papas ralladas y chicharrones de cerdo. Martina recuerda que su mamá hacía una masa más simple, utilizando los ingredientes que tenían a mano, como harina, manteca, agua, sal y levadura. La obtención de estos ingredientes en los primeros años en Tortel no era simple, y la idea de tener papas chilotas o chicharrones de cerdo era un lujo casi imposible, al igual que tener el uslero especial que usan en Chiloé llamado chochoquero, para envolver la masa y asarla sobre las brasas del fuego. Pero, lo que sí tenían, era abundante madera gracias a los exuberantes bosques de Tortel, así que la mamá de Martina reinventó la chochoca a un estilo aysenino, cuya práctica es usada también por muchas personas que quieren preparar pan y no tienen un horno. 

“Lo que me queda más rico en la cocina son los mariscos —nos sigue contando sobre su día a día— en especial los curantos en olla, que preparo poniendo aceite al fondo, ajos picados, aliños, papas, carne ahumada de chancho, pollo, una tapa de mariscos de cholgas y almejas, chorizos y chapaleles. Al final le pongo una taza de vino blanco para que dé buen sabor y una cebolla picada. Cuando empieza a suspirar la olla (hervir), hay que dejarla por 45 minutos y está listo. También sé preparar asado de cordero al palo, que lo hacemos aquí mismo, en el patio en frente de la casa. Cuando hay mucha gente, cobro el plato de asado y si tengo poca gente los invito gratis a compartir con nosotros. Generalmente hago el asado al palo para el día de San Valentín, que también es el día de mi cumpleaños. Pero lo más típico para comer en mi vida diaria, es una cazuela de mariscos, cazuela de cordero con luche y estofado”. 

Nuestra visita a Caleta Tortel coincide con esos días en que “llueve a chuzos” y pareciera que se va a caer el cielo, por lo tanto es imposible armar una fogata en el exterior para preparar el pan a las brasas. Optamos por preparar una rica Cazuela de cholgas y surtidos de mariscos extraídos desde Puerto Edén y, con lluvia o sin lluvia, la señora Martina tiene todas las ganas de enseñarnos a hacer su “Pan al palo”, así que haciendo honor a su espíritu innovador aysenino, lo preparamos sobre el horno de leña. ¡Una delicia! especialmente rebosado en mantequilla y sumergido en la sopa.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

RECETAS

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de sus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propios recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.

Servicios

Tripadvisor

Con nuestro “plug-in” con Trip Advisor, es facilísimo a ubicar los mejores servicios del alojamiento, alimentación y guías y compartir los opiniones y experiencias de otros viajeros. Aquí nos presenta los servicios en las cercanías de este sector.

Alojamientos
Restaurantes