Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-47.937506914034856,-73.3282470703125/attractions?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 88

Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-47.937506914034856,-73.3282470703125/restaurants?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 92

Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-47.937506914034856,-73.3282470703125/hotels?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 96

Tarde de relatos y panqueques en el refugio del Peregrino

Tarde de relatos y panqueques en el refugio del Peregrino
Zona Baker - O'Higgins

El café El Peregrino está ubicado en Puerto Yungay, un pequeño caserío donde se toma la barcaza para seguir la ruta hacia Villa O’Higgins. La mayoría se detiene apenas unos minutos a comprar algo de comer, pero recomendamos ir con tiempo, para conocer la historia de sus dueños, escuchar del padre Ronchi y degustar las delicias que prepara Inés Nahuel.

Desde las islas Gala y Gaviota hasta el fin de la Carretera Austral, en nuestros viajes y aventuras culinarias por la Región de Aysén, nos hemos encontrado con un sinfín de relatos y recuerdos igual de abundantes que la rica comida que hemos descubierto. Uno de los personajes que más nos ha impactado a través de los relatos de otros, es el padre Antonio Ronchi Berra, de origen italiano, quien trabajó por unos 20 años —a partir de 1972— en cada rincón de la Región de Aysén ¡Incluso en lugares que eran considerados inalcanzables!

Gente en toda la región nos ha hablado de este “cura rasca”, como se autodesignaba, y de las escuelas, iglesias, talleres artesanales y de capacitación, estaciones de radio y televisión, embarcaciones, gimnasios, capillas y muelles, que ayudó a construir. Incluso hizo pequeñas turbinas hidroeléctricas para energía domiciliaria y un laboratorio científico para identificar Marea Roja. Lo describen como incansable, contándonos que donde había una necesidad y un poblador, no importaba el medio de transporte, a pie, caballo, lancha o avión, se las arreglaba para llegar con su labor evangelizadora y social.

Uno de los relatos inolvidables, entre los muchos que disfrutamos, es el de la visión que tuvo el padre Ronchi para el pequeño puerto de Yungay. Visitamos el lugar, viajando a Villa O’Higgins, un día lluvioso de otoño. Existe solo un negocio en Puerto Yungay, el pequeño Café El Peregrino (Teléfono: (09) 84434320), que la gran mayoría visita por unos cuantos minutos, antes de abordar o al desembarcar el transbordador que cruza el Fiordo Mitchell y permite el acceso a Villa O’Higgins y otros puntos del sur. Pero nosotros hemos aprendido de primera mano que si uno está dispuesto a detenerse un rato en este hermoso paisaje, la recompensa será grande: un rico “snack” o postre, nuevas amistades y la oportunidad de aprender más de esta fascinante historia del cura rasca, rodeado de un paisaje maravilloso a orillas del Fiordo Mitchell. 

El quiosco El Peregrino, convertido en café y rincón de artesanía por su popularidad, es el resultado de muchos años de trabajo y dedicación de sus valientes dueños, don Francisco Velásquez y su esposa Marta Inés Nahuel. Necesitaron traer materiales, construir todo a mano, obtener una fuente de electricidad, procurar sus víveres e ingredientes y, evidentemente, un lugar para vivir. Pero, al igual que el padre Ronchi, ellos nunca dudaron que sus esfuerzos podrían resultar y salir adelante. Así, crearon un café en la mitad de la naturaleza, donde sirven a sus visitantes ricos postres y sándwiches, hechos con ingredientes locales, como dulces de rosa mosqueta o grosella, salsas de calafate, kuchenes de frutillas silvestres, queques de manzana y un pie de limón hecho con nalca, que es absolutamente exquisito. Nosotros tenemos la suerte de probar dos deliciosos panqueques: rellenos de grosella con salsa de calafate y leche condensada, y nuestro nuevo favorito, Panqueques caramelizados con manzanas. ¡Ñami! Todo hecho con su creatividad e imaginación. Inés prepara nuevas creaciones y Francisco prueba, felizmente, apoyando su perfeccionamiento con sugerencias e ideas, que hacen que las colaboraciones mutuas queden listas para compartir con sus visitantes.

Mientras nos enseña sus recetas, Inés nos cuenta de su inspiración y constancia —gracias al padre Ronchi— comenzando desde que ella y Francisco llegaron a Yungay, cuando les habilitaron una de las cuatro casas que el padre construyó en los años 80. La intención del padre, nos cuenta, era levantar ¡un pueblo entero! No solo construyó cuatro casas en el remoto y aislado Puerto Yungay, también edificó un colegio, una capilla y otras instalaciones para generar trabajo a los posibles habitantes del deseado pueblo, incluyendo una turbina para generar la energía eléctrica necesaria. ¿Por qué? Nos explica que el padre quería convencer a todas las familias ya establecidas en Caleta Tortel, a reubicarse en Yungay. El cura era un convencido de que este lugar presentaba mejores oportunidades, ya que en esos años, la Carretera Austral llegaba a Yungay y Caleta Tortel no tenía conectividad terrestre, solo por barco o por avión. Según Ronchi, Yungay era un punto de acceso al Pacífico, a través del fiordo Mitchell y una mejor ubicación para un pueblo.

Al contrario de la mayoría de sus planes, el deseo de reubicar Caleta Tortel en Puerto Yungay nunca se cumplió, pero su determinación y buen ejemplo han sido fuente de inspiraciones para muchos, incluyendo Francisco e Inés. Así, entre dulces y relatos, con nuevos amigos, disfrutamos mucho de nuestra tarde en El Peregrino de Puerto Yungay, aprendiendo de este lugar que “casi fue pueblo”.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

RECETAS

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de sus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propios recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.