Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-48.9170848038472,-73.12637329101562/attractions?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 88

Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-48.9170848038472,-73.12637329101562/restaurants?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 92

Warning: file_get_contents(http://api.tripadvisor.com/api/partner/2.0/map/-48.9170848038472,-73.12637329101562/hotels?key=ae0fb1643a084cbc85bd8c3662a8316c): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.0 429 Unknown in /home3/patdesc/public_html/articulos/index.code.php on line 96

Un picnic gourmet junto al hielo milenario

Un picnic gourmet junto al hielo milenario
Zona Baker - O'Higgins

La Patagonia, con sus colores, aromas, la lluvia y el frío, inspira a cocinar. Una buena forma de sacar adelante la creatividad, recorrer almacenes locales para conocer la cultura local y prepararse para una de las excursiones más hermosas de la zona: el gigantesco glaciar O’Higgins.

Algo tiene Villa O’Higgins que inspira a cocinar. Tal vez es el calorcito de la chimenea que nos hace extrañar el hogar, o quizás ese olor a humedad del ambiente después de una lluvia, que nos evoca de inmediato recuerdos y sabores como unas ricas sopaipillas o calzones rotos. Aprovechando que nos estamos quedando en una cabaña, nos decidimos a llevar adelante nuestra inspiración y transformarla en un rico picnic gourmet, pensando que al día siguiente pasaremos 12 horas arriba de una embarcación para conocer el glaciar O’Higgins, el cuarto más grande de todos los glaciares de la Patagonia. Tiene fama de ser uno de los gigantes de hielo más hermosos de estas tierras, así que tanta magnificencia merece una comida acorde.

En los negocios del pueblo compramos harina, levadura, aceite de oliva, quesos, huevos, salsa de tomate, especias y varias verduras, y nos ponemos manos a la obra para hacer una pizza y quiche. Aunque nos faltan algunos implementos, nos arreglamos con lo que hay y poco a poco los ingredientes comienzan a tomar formas y aromas tan deliciosos, que no resistimos comer una porción del banquete con unas ricas cervezas artesanales. El resto lo guardamos cuidadosamente para nuestro picnic del próximo día.

La travesía hacia el glaciar O´Higgins es arriba de la Quetru (Teléfonos: (067) 2431821; (09) 82103191), una lancha cómoda y bien equipada para 60 pasajeros, que zarpa a las 8:30 desde Puerto Bahamondes, ubicado a 7 km al sur del poblado. La navegación es por el lago O’Higgins, uno de los más grandes de Sudamérica con 1.013 km², una particular fisonomía de ocho brazos y una profundidad máxima de 836 metros, que lo convierten en el más profundo de América y el quinto en el mundo. Y una última característica, quizás de las que más nos impresiona: su intenso color turquesa, producido por la gran cantidad de sedimentos que acarrean los glaciares de Campo de Hielo Sur. Es tal la cantidad de sedimentos, que incluso no permite la sobrevivencia de peces en sus aguas.

Cuando el cielo está despejado y el viento está tranquilo, la navegación es en extremo relajada, viendo las montañas y glaciares colgantes que rodean el lago. Pero cuando las condiciones meteorológicas no son favorables, el O’Higgins saca toda su fiereza, con olas de cuatro metros y vientos que pueden alcanzar los 50 nudos (92 km/h). Por eso es importante no ir con el tiempo justo, porque en ocasiones se deben postergar los viajes en espera de que amaine el viento. ¿Quién dijo que vencer a un gigante patagón era fácil?

Son casi tres horas de viaje hasta Candelario Mansilla, donde se bajan varios pasajeros para hacer una travesía cruzando la frontera a pie hasta llegar a El Chaltén, conocido como la capital argentina del trekking. Nosotros continuamos navegando y pronto empiezan a verse los primeros icebergs flotando tranquilamente en el agua, que cada vez se hacen más y más frecuentes, hasta que aparece finalmente esta enorme masa de hielo milenario descendiendo desde Campo de Hielo Sur. La embarcación llega a escasos metros de la pared frontal de tres kilómetros de ancho y 80 metros de altura, donde admiramos la forma de los hielos, a veces con cortes y ángulos abruptos y otras con formas curvas y suaves, que ha moldeado la naturaleza por miles de años. Igual de impresionante son los estrepitosos sonidos que producen los desprendimientos y los colores del hielo, que van desde un blanco casi puro hasta el azul intenso.

Con este paisaje perfecto, armamos nuestro exquisito picnic que comemos ahí mismo en la cubierta. ¿Para acompañarlo? Gentileza de nuestros anfitriones de Hielo Sur, tenemos un rico pisco añejado en roble, con trozos de hielo milenario de este coloso de la Patagonia.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

RECETAS

Los sabores y saberes gastronómicos pueden ser un aspecto inolvidable de sus recorridos en Aysén. Cada rincón ofrece sus propios recetas y platos. Descubre tus recetas favoritas aquí.