Encuentra pueblos de plástico y voluntad de hierro en Puerto Gala

Encuentra pueblos de plástico y voluntad de hierro en Puerto Gala
Zona Fiordos - Canales

Los llamados “ranchos de nylon” de los años ‘80 dieron paso a pequeños poblados de pescadores que albergan no sólo atractivos naturales asombrosos, sino también hallazgos arqueológicos de pueblos canoeros de gran valor. Puerto Gala es uno de ellos.

  • Clic para ver Ficha Técnica

    Tipo de actividad: Visita a Puerto Gala e islas cercanas

    Lugar de inicio: Puerto Gala.

    Lugar de término: Puerto Gala. 

    Distancia del recorrido: Depende del circuito que hagas.

    Duración de la actividad: Desde una noche. Dependerá de cómo programes tus traslados hacia las islas. Hay embarcaciones regulares desde Melinka, Puerto Raúl Marín Balmaceda, Puerto Cisnes y Puerto Chacabuco. 

    Estacionalidad: Diciembre a marzo 

    Consideraciones especiales: Recuerda que todo lo que encuentres en sitios patrimoniales, debe permanecer en ellos. Lleva tu cámara y GPS para registrar tus hallazgos. El aislamiento de la zona hace necesario coordinar bien tu visita en las barcazas. Anda con tiempo. Para llegar, puedes contactar: Naviera Austral (www.navieraustral.cl), o uno los servicios de traslado de pasajeros en lancha desde Puerto Cisnes: Oscar Barría, (09) 82139452; Juan Carlos Torres, (09) 82400063, demersalcisnes@hotmail.com;  Arturo Ruiz, (09) 95030057, ruizruiz69@hotmail.com; o Claudio Matamala, (09) 87428544, claudiomatsalazar@gmail.com.

    Reservas: Puedes obtener información pertinente a la isla y tu viaje en Facebook: Puerto Gala Isla Toto. Debes avisar tu llegada con anticipación y reservar  alojamiento en el teléfono satelital del Almacén Puyuhuapi, contacto: Claudio Patricio Aravena Navarro, (5602) 1960238 - 1960239, claudio_pez_2@yahoo.es. Ellos puedan coordinar tu alojamiento con Hospedaje Macalu y/o Cabañas Sandra Isabel Meza González. Servicios de traslados en lancha y paseos en bote incluyen:

    • Turismo Omega - Traslado de pasajeros (lancha); Marco Antonio Coronado Salas, Radio móvil Base Miller.
    • Traslado de pasajeros (lancha) Embarcación Tauro II - Sandra Isabel Meza González; Radio móvil Base Tauro; (09) 73746560.
    • Traslado de pasajeros (lancha)  Mario Acevedo - Embarcación Nenita; Radio Móvil Base Gala Puerto; (09) 78767405 – (09) 82162409; marbiroxana@gmail.com, acreditor.ecomar@gmail.com.
    • Traslado de pasajeros (lancha) Volantín - Embarcación Volantín; Cristian Enrique Espinoza Aguayo; Radio Móvil Volantín; marenopaca@hotmail.com.

Lo que te proponemos es descubrir la historia de Puerto Gala, nombrada  hasta hace poco como Isla Toto, conocer sus enormes atractivos naturales (¡como una playa que parece sacada del Caribe!) y que te sorprendas con todo el legado arqueológico que hay a su alrededor y que fácilmente puedes experimentar de primera mano, guiado por una persona local.

Primero debes saber que Gala está compuesta de cuatro islas: Chita, Toto, Padre Ronchi y Sin Nombre, ubicadas en la desembocadura del canal Jacaf, a orillas del canal de Moraleda y al norte del Parque Nacional Isla Magdalena. Aquí viven en total unos 300 habitantes, la mayor parte de los cuales se dedica a las labores del mar.  Llegar a este sitio no es complejo. Puedes arrendar una lancha en Puerto Cisnes que te dejará en menos de dos horas o, si prefieres una opción más barata y compartir con otros pasajeros, viaja en las barcazas que recorren regularmente el litoral de Aysén, abasteciendo a cada localidad. 

Descubre la historia contemporánea de Puerto Gala 

“Pueblos de plástico, voluntad de hierro”. Así se resumía el espíritu de los pescadores que, desde distintos puntos de Chile, llegaron a mediados de los años ‘80 a las costas de Aysén atraídos por el buen precio que se estaba pagando por la merluza austral. Creyendo que la suya sería una experiencia pasajera y no muy extendida en el tiempo, se instalaron en los llamados “ranchos de nylon”, que ellos mismos idearon. Unas precarias carpas plásticas, montadas sobre cuatro palos y puestas sobre rocas o en el bosque. Al interior, improvisaban sistemas de cocina y calefacción y dormían nada más que sobre un colchón. Así vivieron por años, en un medio muchas veces hostil e inclemente.

Con el tiempo, a los ranchos comenzaron a llegar mujeres y niños, convirtiéndose en verdaderos pueblos de plástico. Por ello, gracias a  las gestiones de vecinos y  personas como el sacerdote italiano Antonio Ronchi, los ranchos fueron poco a poco concentrándose en lugares acotados como el grupo de islas Gala y Gaviota, en el canal Jacaf, y dando a paso a viviendas un poco más cómodas. Así nacieron oficialmente los nuevos pueblos de Gala y Gaviota, en 1999. Hoy, los ranchos de nylon son el símbolo de una gran aventura colectiva, recordada por muchos en la zona pero no del todo desaparecida. En la navegación por los fiordos y canales aún es probable encontrarse con algún rancho aislado.

Conoce sus enormes atractivos naturales 

A unos 15 minutos de Puerto Gala está Playa Bonita, uno de los sitios favoritos de los habitantes de la zona. Se trata de un pequeño paraíso de arenas blancas, rodeado de bosques, una cascada de más de 30 metros y protegido del viento y de las grandes olas. ¿Suena bien, no? Es el sitio ideal para pasar un día de picnic o quedarte a acampar, siempre y cuando dejes este lugar intacto. Si tienes alma aventurera, también debes ir hasta el excepcional mirador que aquí existe y al que se llega por un  sendero que sólo algunos lugareños conocen. Arriba te estará esperando una vista increíble a todo el canal y sus islas.  

Podrás disfrutar de un atardecer asombroso, seguido por una noche de mágica, iluminada por millones de estrellas y, con algo de suerte, podrás ver el mar iluminado de un color azul o verdoso fosforescente, como si fuera un hermoso y mágico teatro nocturno. ¡Son las noctilucas! Las Noctiluca scintillans, conocidas también como chispa de mar o fantasma de mar, son microorganismos unicelulares que se  alimentan del fitoplancton que se reúne en aguas costeras poco profundas en todo el mundo.

Cuando estos microorganismos “sienten” alguna vibración en el agua, como por ejemplo las olas del mar, peces, cetáceos o embarcaciones, generan una reacción bioquímica que produce esta bioluminiscencia, creando un ambiente de figuras mágicas. Algunas teorías científicas dicen que esta reacción química sería una de estrategia de defensa para asustar a los posibles depredadores.

Sorpréndete con todo el legado arqueológico de los Chonos

Desde Puerto Gala puedes hacer dos excursiones arqueológicas. La primera, es conocida como “tour arqueológico urbano” y se trata de un paseo hasta la isla Chita, a 15 minutos en embarcación.  Verás un cementerio chono que coexiste junto a animitas y cruces modernas. Los chonos eran un pueblo canoero nómade, que se movilizaban con gran destreza en sus canoas llamadas dalcas, para recolectar mariscos, pescados e incluso cazar lobos marinos. Para hacer este tour en medio día solicita apoyo en la localidad, te llevarán hasta una hermosa playa llamada “Playa de los Raleigh”, (denominada así en referencia a la Operación Raleigh Internacional, organización británica de trabajo comunitario en zonas aisladas. Hasta el príncipe Guillermo realizó trabajos comunitarios en Caleta Tortel, al sur  de la región de Aysén). Ahí, un corral de pesca en excelente estado de conservación aún guarda utilidad en el presente y en este hermoso entorno, podrás jugar a buscar lascas (rocas talladas) entre las piedras y otras herramientas que utilizaban. ¡No te los lleves! Recuerda que son patrimonio de todos. 

El otro, llamado “tour arqueológico rural”, visita uno de los sitios más estudiados: Estero Sur. A una hora de navegación desde Puerto Gala, por el canal Jacaf, más una caminata por el bosque de 30 minutos, verás un alero rocoso con grandes bloques derrumbados y una cueva donde fueron encontrados 16 cuerpos que datan de hace unos 2 mil  años. Los chonos, cuando estaban en tierra,  habitaban pequeños armazones de palos cubiertos con cueros, o bien vivían en cuevas como estas. 

Además el entorno del estero es fabuloso, con hermosas playas a marea baja y una vegetación realmente exuberante. Te recomendamos acampar una noche allí y tomar el tiempo para escuchar la naturaleza e imaginar cómo era la vida de  hombres, mujeres y niños que recorrían estos mares sin más elementos que una canoa y sus ganas de vivir. Para llegar a este lugar tienes que contactarte con la familia Jofré, en Puerto Gala.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato

Rutas Descargables

Para recorrer este ruta, vas a necesitar un buen mapa. Encuentra los detalles y pasos aquí en versión georreferenciada y descargable a Smartphone, Tablet y GPS.