Risotto al queso con morillas

Risotto al queso con morillas
Zona Chelenco

6 a 8 porciones

Ingredientes:

  • 370 g (2 tazas) de arroz blanco crudo, preferiblemente arborio
  • 180 g (6 oz) de cebolla, picada fina
  • 250 ml (1 taza) de vino blanco
  • 60 ml (¼ de taza) de aceite de maravilla o canola
  • 240 g (1 taza) de queso rallado, de un tipo blando, como mantecoso o gouda
  • 1,5 litros (6 tazas) de caldo de pollo
  • 450 g (2 tazas) de morillas frescas o secas
  • 750 ml (3 tazas) de leche entera
  • Un diente de ajo, picado fino
  • Sal, a gusto
  • Hierbas culinarias, como cilantro, cebollín o perejil, picadas finas para adornar

Preparación:

Picar las morillas frescas en trozos pequeños o, en el caso de morillas secas, remojarlas por una hora en la leche y después colar y picar, reservando la leche. En una olla, agregar las morillas, el ajo, la leche y sal, a gusto. Hervir a fuego lento procurando que no se queme y permitiendo que el caldo se reduzca lentamente. Para el risotto, freír la cebolla con el aceite en una sartén grande. Luego agregar el arroz, remover y cuando se mezcle con la cebolla, agregar el vino blanco. Sofreír un par de minutos, revolviendo con una cuchara de madera. Para que el risotto quede cremoso y de buena textura, agregar el caldo de pollo, de a media taza, a medida que se vaya absorbiendo. Es importante revolver suave y constante durante los 30 a 40 minutos que tarda esta etapa de la receta. Cuando el arroz termine de absorber el caldo y se obtenga la textura deseada, retirar la olla del fuego y agregar queso rallado hasta que se funda con el arroz. Dividir el risotto en porciones y servir aproximadamente 150 g (5 oz) de salsa sobre cada porción. Agregar hierbas frescas picadas finamente como cilantro, cebollín o perejil.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato