Pan amasado

Pan amasado
Zona Baker - O'Higgins

2 o 3 panes grandes

Ingredientes:

  • 1,25 kg (5 tazas) de harina multiuso
  • 20 g (2 cdas.) de semillas de amapola
  • 20 g (2 cdas.) de semillas de linaza
  • 60 g (½ taza) de harinilla de trigo
  • 10 g (1 cda.) de semillas de chía
  • 12 g (1 cda.) de levadura
  • 10 ml (2 cdas.) de aceite de oliva
  • 15 g (1 cda.) de sal
  • Aprox. 250 ml (2 tazas) de agua tibia

Preparación:

Disolver la levadura en una taza de agua tibia. Dejar activar, mientras mezclar los ingredientes secos en una fuente grande. Después, hacer un hueco en el centro y verter la levadura. Agregar el aceite y una taza adicional de agua y mezclar bien. Si está muy seca, agregar más agua lentamente, hasta que llegue a una masa sólida. Amasar sobre una superficie enharinada por cinco minutos o hasta que la masa quede firme y elástica. Formar una bola y depositar en una fuente, tapada con una toalla limpia. Guardar en un lugar calentito hasta que suba aproximadamente al doble de su tamaño. Después, verter la masa en una superficie enharinada y formar dos o tres panes grandes. Hornear a 180° C, por unos 40 minutos, hasta que los panes tomen un color dorado. Para saber si el pan está cocido, golpear con los dedos, este debe sonar hueco y estar muy liviano.

Variación 1: Pan de romaza: Recolectar unas ramas de romaza, cuando las flores se convierten en semillas y toman un color rojo oscuro. Dejar secar bien y después sacar las semillas desde las ramas y lavarlas bien. Colar para escurrir el exceso de agua e incorporar dentro la masa, junto con las otras semillas. 

Variación 2: Pan de Café de higos: Agregar 120 g (4 oz) de mote, tostado en el horno, y 3 g (1 cdta.) de café de higos, infusionado en 250 ml (1 taza) de agua.

Variación 3: Chapitis: Utilizar la misma masa de pan, pero, sin levadura. Estirarlo como tortillas mexicanas, muy delgadas, en círculos y cocinar sobre el horno en una sartén seca, por aproximadamente tres minutos por el primer lado y después de darla vuelta, por otros 45 segundos, hasta que ambos lados queden cocidos y dorados.

Fotografías

Fotografías que complementan este relato